Skip to Content

¿Tuviste dos pagadores en un año?

mujer frustrada con los impuestos
Cada vez es más frecuente que un trabajador tenga más de un pagador en un año fiscal. Los trabajos se han vuelto más precarios y los sueldos más bajos. Esto se traduce a que muchos tengan que compaginar más de un trabajo para alcanzar las cotas de ingresos que antes lograban con menos horas.
 
Estos factores influyen, por supuesto, en la declaración de la renta. Sin embargo, existe la concepción generalizada de que tener más de un pagador afectará casi siempre negativamente al trabajador, haciendo que sus borradores no salgan a devolver. Que se haya extendido esta idea tiene una razón de ser.
 
Veamos. Para Hacienda, tener más de un pagador lo recoge así: “se comprenderá a aquel que tiene un trabajador cuyos ingresos vienen de empresas con CIF diferentes, es decir, en casos de pluriempleo o vinculación de contratos en distintas empresas”.
 
Es sencillo. El problema de pagar más o menos no es tanto que dependa del número de empresas para las que hayas trabajado en un año, sino en la cantidad de ingresos que hayas percibido y las retenciones que te hayan realizado. A la hora de declarar, Hacienda se rige por una fórmula que se puede simplificar como “A X nivel de ingresos le toca N% de tributación”.
 
Es aquí cuando se suele complicar el problema. Normalmente, las empresas retienen en impuestos un porcentaje del salario de sus trabajadores que se equipara con su salario en esa empresa. Si sumamos otra, que retiene lo mismo, llegamos a ingresos mayores que los que se estaban tributando. 
 

Veámoslo con ejemplos

Un trabajador, Adrián, está en una única empresa en la que gana 24.000 euros anuales en los que le retienen el 26% del salario para el IRPF. La declaración le sale a devolver. Pedro, en cambio, tiene dos trabajos que le dan 12.000 euros al año cada uno.  Estas empresas retienen el 15% de sus ingresos para el IRPF. Como Pedro tiene unos ingresos iguales a los de Adrián, pero le han retenido menos, tendrá que pagar la diferencia para llegar al 26% que reclama Hacienda.
 
Lo que sí que varía considerablemente entre tener un pagador o varios es el límite a partir del cual es obligatorio declarar a Hacienda. Con un único empleo, las personas que ingresen menos de 22.000 euros al año están exentas de hacer la declaración. Sin embargo, si se tiene más de un pagador (y el segundo o posteriores han pagado 1.500 euros o más), es obligatorio declarar si los ingresos superan lo s 12.000 euros al año. 
 
La devolución de Hacienda no es un regalo venido del cielo, aunque cuando llega puede parecerlo. Una solución que puedes hacer para evitar el golpe cuando llegue la hora de declarar es hablar con tus empresas y pedir que hagan el cálculo para que te retengan lo suficiente para evitar pagar en abril. Sí, ganaras menos en tus salarios; pero no tendrás que pagar a Hacienda en el momento de la declaración.
 
Y si aún te quedan dudas sobre la fiscalidad y necesitas el consejo de un experto, con nuestros Seguros de Defensa Jurídica de MAPFRE tienes acceso a asesoría jurídica con un nutrido equipo de expertos que sabrán indicarte en la dirección correcta. Eso, y uno de los seguros de casa más completos del mercado, protegiendo tanto continente como contenido. 
Back to top