Skip to Content

Ayudas de la seguridad social para desempleados

fila de personas en una oficina
Una de las ayudas de la seguridad social para desempleados más conocida es la prestación contributiva, comúnmente llamada “el paro”. Este subsidio se puede cobrar cuando se extingue la relación laboral con una empresa, siempre que el trabajador tenga cotizados como mínimo 360 días y solicite la ayuda dentro de los 15 siguientes días al despido o a la finalización del contrato. En el caso de que el desempleo se haya generado como consecuencia de una baja voluntaria, el solicitante no tendrá derecho a percibir esta subvención. 
 
La duración de esta prestación dependerá del periodo cotizado, hasta un máximo de 2 años. Respecto a la cuantía también varía según la base de cotización que se haya tenido durante los 180 últimos días trabajados, así como si se tienen hijos o no. El cálculo del importe se realiza aplicando el 70% de la base reguladora durante los primeros 180 días de la prestación y el 50% a partir de haber transcurrido ese periodo. 
 

Otras ayudas de la seguridad social para desempleados 

  • Subsidio por insuficiencia de cotización 
Las personas que no hayan llegado a cotizar los 360 días exigibles en la prestación contributiva común tienen la posibilidad de acceder a este subsidio. Los requisitos para solicitar esta ayuda de la seguridad social para desempleados son encontrarse en situación legal de desempleo, estar inscrito como demandante de empleo en el servicio público, firmar un compromiso de actividad para implicarse en la búsqueda de trabajo activamente, haber cotizado como mínimo 6 meses o 3 meses si se tienen cargas familiares y acreditar unas rentas inferiores al 75% del Salario Mínimo Interprofesional. 
 
El importe de este subsidio corresponde al 80% del Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM) que se percibe durante el tiempo que corresponda según los meses cotizados y las personas que se tengan a cargo. 
 
  • Plan Prepara 
Los parados de larga duración (inscritos como demandantes de empleo durante 12 de los últimos 18 meses), así como las personas que tienen responsabilidades familiares disponen de esta ayuda de 400 o 450 euros, según el caso. 
 
Para solicitar el Plan Prepara es necesario reunir además algunos requisitos: no tener derecho a la prestación por desempleo ni a ningún otro subsidio por este motivo, no haber cobrado anteriormente esta prestación ni otra extraordinaria, disponer de un nivel de rentas que no supere el 75% del Salario Mínimo Interprofesional, justificar que se ha buscado trabajo de forma activa durante al menos 30 días y firmar un acuerdo a través del cual el solicitante se compromete a participar en un Itinerario Personalizado de Inserción (IPI).
 
  • Ayuda familiar para desempleados 
Las personas que hayan agotado la prestación contributiva y tengan personas a su cargo pueden solicitar esta ayuda de la seguridad social para desempleados. Se trata de un subsidio de 430 euros que se percibe durante 6 meses, pudiéndose prorrogar en periodos de otros 6 meses hasta un máximo de 18. 
 
Los requisitos de esta ayuda son estar desempleado e inscrito como demandante de empleo durante todo el tiempo que se perciba la contribución, adherirse a un compromiso de actividad y no percibir unos ingresos mensuales que superen el 75% del Salario Mínimo Interprofesional.  
 
  • Subsidio para mayores de 45 y 55 años
En ambos casos, el importe del subsidio es de 430 euros al mes que se corresponde con el 80% del IPREM. El objetivo de estas ayudas es proteger en cierto modo a un colectivo de trabajadores que, debido a su edad, tienen problemas para reinsertarse en el mercado laboral. 
 
Quienes estén interesados en solicitar el subsidio para mayores de 45 años, deben saber que además de la prestación económica, esta prestación también contempla una serie de acciones para que la persona pueda encontrar un trabajo de nuevo. 
 
Por su parte, a través del subsidio para mayores de 55 años, el Servicio Público de Empleo Estatal se encarga de ingresar las cotizaciones a la Seguridad Social correspondientes a la pensión de jubilación del trabajador. Se trata de la única prestación en la que se cotiza por esta contingencia mientras se percibe una cuantía en concepto de ayuda. Además, este subsidio se percibe hasta que la persona alcanza la edad necesaria para jubilarse. 
Back to top