Skip to Content

¿Cómo funciona un plan de pensiones sostenible?

hombre mayor con una niña a hombros corriendo por un bosque
Los planes de pensiones sostenibles han llegado para dar respuesta a una demanda que estaba cada vez más en auge: la búsqueda del beneficio económico de las inversiones financieras tenía que complementarse con un objetivo social. Por ello, el diseño de nuevos productos de ahorro está basado en incorporar un perfil de sostenibilidad. 
 
De esta manera, el beneficio que obtienen los clientes de estos planes es doble. Por un lado, destinan una parte de sus ingresos para complementar la pensión pública cuando llegue el momento de la jubilación y poder mantener un poder adquisitivo estable. 
 
Por otro lado, esta fórmula se convierte en el instrumento idóneo para asegurar un futuro sostenible, ya que las estrategias de inversión están encaminadas hacia compañías socialmente responsables. 
 
En otras palabras, esta modalidad de planes de pensiones se puede definir como un producto de ahorro e inversión a largo plazo que busca el equilibrio entre la rentabilidad y asegurar la sostenibilidad del mañana. Dadas sus particularidades, es una opción factible para quienes buscan hacer un uso más responsable de su dinero. 
 

¿Cómo se materializan los planes de pensiones sostenibles? 

Al contratar un plan de pensiones sostenible, el capital que se destina a planificar los ahorros para la jubilación sirve para construir una sociedad más justa y humanitaria. Esto se traduce en que la previsión económica significa asimismo una previsión social. 
 
Para satisfacer las pretensiones de los clientes, las compañías que ofrecen estos planes utilizan criterios de inversión socialmente responsables muy rigurosos para encontrar el equilibrio entre rentabilidad e impacto social. 
 
Un ejemplo de este tipo de actuación son los bonos verdes o la inversión de las rentas en empresas sostenibles que trabajan en el sector de las energías renovables, alimentación ecológica, reciclaje de agua y residuos, tecnología sostenible, transporte no contaminante, etc. 
 
Del mismo modo, las inversiones de estos planes de pensiones también se distribuyen entre aquellos mercados que se caracterizan por una mayor transparencia para alcanzar un impacto cada vez más positivo en la sociedad. Incluso es posible encontrar algunas modalidades de estos planes en los que se fija la donación de una parte del capital a proyectos sociales o medioambientales. 
 

Planes de Pensiones MAPFRE Capital Responsable 

Entre la amplia oferta de los planes de pensiones MAPFRE, los ahorradores pueden elegir el Producto de Inversión Socialmente Responsable (ESG). Esta opción permite ahorrar para la jubilación al mismo tiempo que se colabora con el desarrollo de la sociedad. 
 
Sin duda, es un claro ejemplo de que las altas rentabilidades no están reñidas con una inversión que sigue criterios medioambientales, sociales y de buen gobierno corporativo. 
 
Las características de este producto financiero son las siguientes: 
 
  • Es un plan de renta variable con un riesgo bajo, ya que solo se destina un 30% de las aportaciones a este tipo de mercado. El resto se invierte en activos que contribuyen al crecimiento sostenible de la sociedad. 
  • Al igual que en otros planes de pensiones, el límite máximo de aportación son 8.000 euros. 
  • Los inversores se pueden reducir en el IRPF las cantidades que hayan efectuado en este sistema de previsión social, siempre que el límite fiscal sea la menor de alguna de estas cuantías: 8.0000 euros o el 30% de los rendimientos netos del trabajo y de actividades económicas. 
  • Las prestaciones que reciben los ahorradores de los Planes de Pensiones MAPFRE Capital Responsable tienen la consideración de rendimientos del trabajo, independientemente de la forma de rescate que se elija. 
  • Sin embargo, los derechos consolidados no tributan en el Impuesto sobre el Patrimonio. Del mismo modo, las prestaciones que reciben los beneficiarios por fallecimiento del titular tampoco se incluyen en el Impuesto de Sucesiones. 
Back to top