Skip to Content

Claves que garantizan un buen traspaso del plan de pensiones

mujer sujetando una hucha en forma de cerdo
Ahorrar para garantizar una jubilación plena durante los años de actividad laboral es una de las decisiones más acertadas que se pueden tomar. Durante el tiempo que transcurre desde que se contrata un producto financiero hasta que se produce el rescate del dinero por alguna de las contingencias contempladas legalmente pueden suceder diversas circunstancias que cambien las prioridades y necesidades de los ahorradores. Por ello, es posible traspasar un plan de pensiones, ya sea dentro de la misma gestora o a otra distinta, sin tener que asumir ninguna consecuencia fiscal
 
Este mecanismo consiste en mover el capital desde un plan a otro, donde se incluyen tanto las aportaciones realizadas hasta ese momento como los beneficios que se hayan ido generando (derechos consolidados). La ley permite a los usuarios realizar esta operación de forma total o parcial, según sean sus objetivos, tantas veces como se quiera. 
 

¿Cómo traspasar un plan de pensiones? 

  • El traspaso de un plan de pensiones se puede realizar independientemente del tipo que sea: renta variable, renta fija, mixto, planes de previsión asegurados, etc. No obstante, es necesario tener presente que este mecanismo no es válido para los planes de empleo, ya que funcionan con unas condiciones diferentes. 
  • Para efectuar el traspaso entre entidades se debe solicitar la movilización del capital a la nueva gestora donde se trasladarán los derechos consolidados. Es preciso indicar los datos del plan de pensiones de origen y a partir de ahí se encargará de todas las gestiones. La antigua entidad tiene un plazo máximo de 5 días hábiles desde que recibe la comunicación para transferir todo el dinero. 
  • Antes de traspasar un plan de pensiones es imprescindible leer la letra pequeña de las condiciones legales del contrato, tanto del actual como del potencial. Es bastante común que las entidades establezcan una permanencia que obliga al cliente a mantener sus ahorros durante el tiempo indicado a cambio de acceder a determinadas bonificaciones. 
  • Independientemente del motivo de que se trate, bien por diversificar el capital o por descontento con el actual producto, es muy importante valorar los pros y los contras de la situación actual y del nuevo plan. Los factores que más influyen en la decisión son la rentabilidad, la confianza, el trato personalizado, la libertad en las aportaciones, etc. 
  • Del mismo modo, conviene no dejarse llevar por las llamativas promociones y bonificaciones que ofrecen los nuevos planes de pensiones. Antes de proceder a un cambio de gestora, es recomendable analizar y comparar las diferentes opciones que se presentan en el mercado. Aunque no existe un límite de veces que se puede realizar el traspaso entre entidades, hay que pensar que la meta es garantizar la jubilación y, por lo tanto, el ahorro a largo plazo debe ser lo más beneficioso posible.
  • Es fundamental que las condiciones del nuevo plan de pensiones se amolden perfectamente a las circunstancias y necesidades personales del momento. En este punto entra en juego la mayor o menor aversión al riesgo que varía en función de la edad y de los años que restan para la jubilación. Por ello, el traspaso de planes de pensiones permite ir ajustando la garantía y la rentabilidad a las distintas etapas por las que pasa un ahorrador.
Back to top