Skip to Content

¿Qué es la desviación típica en los planes de pensiones?

moneda con una pila de monedas al fondo
Lo más común es asociar la desviación típica de un plan de pensiones con riesgo. Sin embargo, este no puede entenderse como una pérdida de capital, sino que es interesante profundizar al máximo en el concepto de volatilidad para entender su verdadera importancia dentro de un producto de ahorro. 
 

Concepto de desviación típica 

La desviación típica es una medida que calcula el riesgo de un fondo de pensiones. Como ya sabemos, al suscribir un plan de pensiones, el dinero aportado se invierte en el fondo al que esté adscrito. Esto significa que la volatilidad afecta en primer lugar al fondo y las consecuencias de ello, se ven reflejadas en el plan. 
 
Por lo tanto, este es el concepto que se emplea para indicar de qué manera la rentabilidad del fondo de pensiones se ha desviado de la media. Cuanto más alta sea la desviación típica, mayor será la variación que ha experimentado la rentabilidad del fondo. 
 
Por otro lado, una desviación típica baja representa que la rentabilidad se ha mantenido más o menos estable. Para establecer esta volatilidad, normalmente se analizan los datos mensuales en comparación con los últimos años. 
 
A grandes rasgos, una desviación típica baja suele oscilar entre 0 y 13, lo que se traduce en un plan de pensiones con un nivel mínimo de riesgo. A partir de ahí, una volatilidad media se suele encontrar entre 13 y 26, y los productos de ahorro más arriesgados presentan una desviación típica superior a 26, según datos de Morningstar. 
 

Desviación típica y riesgo en un plan de pensiones 

Normalmente, el riesgo se suele ver asociado siempre a la pérdida de dinero, pero en la otra cara de la moneda también puede implicar un beneficio más alto. De forma lógica, cuanto mayor sea la desviación típica de un plan de pensiones, existen más posibilidades de perder, aunque también de obtener unas mayores ganancias. 
 
La volatilidad es un dato que conviene tener en cuenta a la hora de contratar un producto de ahorro, ya que ofrece una información bastante aproximada al nivel de riesgo que presenta. Aplicando la regla de que cuanto mayor sea el valor de la volatilidad, más arriesgado será el plan, es imprescindible hacer una comparación entre los diferentes tipos de opciones. 
 
En un nivel inferior se encuentran los planes de renta fija que representan una casi total seguridad y como consecuencia de ello, un porcentaje reducido de ganancias. En el otro extremo están los productos de renta variable que se caracterizan por una elevada volatilidad: los beneficios que se pueden conseguir son muy interesantes, aunque también existe el riesgo de incurrir en pérdidas. En un término medio destacan los planes mixtos que combinan renta variable y renta fija. 
 
Además, la desviación típica también ofrece una visión sobre la evolución que ha experimentado un plan de pensiones a lo largo de la historia. Por norma general, si las cifras recogen una volatilidad alta, con total seguridad se seguirá manteniendo el mismo comportamiento en el futuro. Por lo tanto, este dato se puede tomar como una previsión con un alto grado de fiabilidad. 
Back to top