Skip to Content

Principales diferencias entre PIAS y PPA

varios montones de monedas
Antes de decantarse por un PIAS o un PPA (Planes Individuales de Ahorro Sistemático o Planes de Previsión Asegurados) es importante conocer en qué consiste cada uno y cuáles son las ventajas que reportan. Es probable que en muy pocas ocasiones hayas oído hablar de lo que es un PIAS, ya que es un producto relativamente nuevo que nació en el año 2007. 
 
Al igual que los planes de pensiones convencionales, el objetivo de contratar un PIAS es ahorrar de forma progresiva para la jubilación. Sin embargo, una de sus principales particularidades radica en que funciona también como un seguro de vida y además de ello, también se puede recuperar el dinero en cualquier momento. Se trata de un producto financiero garantizado, ya que la mayor parte de la inversión se realiza en renta fija, ofreciendo rentabilidades que son mucho más atractivas a largo plazo. 
 

Especialidades de los PIAS 

Al igual que en los planes de pensiones, en los PIAS también se realizan aportaciones periódicas que van incrementando el capital y generando un rendimiento anual según las condiciones pactadas en el contrato. No obstante, se pueden destacar los siguientes puntos característicos: 
 
  • Como hemos comentado, en un PIAS se puede retirar el dinero en el momento en el que se necesite sin esperar a que llegue la jubilación o sucedan alguna de las contingencias habituales, como incapacidad o desempleo de larga duración
  • Respecto a la fiscalidad de los PIAS, si después de 5 años desde la primera aportación, el capital se percibe en forma de renta vitalicia, el mismo está exento de tributación. En este caso, tan solo será necesario pagar por una parte del dinero según la edad. Esto significa que, si se opta por el rescate en forma de capital, esta ventaja desaparece y se aplicarían las mismas condiciones tributarias que en un depósito. 
  • El titular puede elegir la rentabilidad que desea obtener, ya que, aunque los PIAS sean predominantemente productos de renta fija, en la actualidad es posible encontrar otros tipos que igualmente ofrecen garantías, pero son más dinámicos porque diversifican la inversión también hacia renta variable. 
  • Los PIAS son compatibles con los planes de pensiones tradicionales y con los PPA o cualquier otro producto de inversión. 
  • El límite máximo de aportaciones se establece en 8.000 euros anuales y, al mismo tiempo, el ahorro total del plan no puede superar los 240.000 euros. 
 

¿En qué consiste un PPA en comparación con un PIAS?

Los Planes de Previsión Asegurados son muy parecidos a los planes de pensiones tradicionales. Así, son un instrumento de ahorro cuyas aportaciones se pueden recibir cuando llegue el momento de la jubilación o en otros casos excepcionales, como invalidez o fallecimiento del titular. Como su propio nombre indica, estos productos ofrecen una rentabilidad asegurada, por lo que están diseñados especialmente para los usuarios con un perfil más conservador. 
 
A la hora de elegir entre un PPA o un PIAS conviene tener en cuenta que los primeros tienen ventajas fiscales en el momento en el que se realizan las aportaciones en lugar de disfrutar de las mismas cuando se produce el rescate. Gracias a un Plan de Previsión Asegurado, se puede reducir la base imponible en la declaración de la renta y al final, las prestaciones que se perciban tributan como rendimientos del trabajo. 
Back to top