Skip to Content

Los mejores Planes de pensiones, una buena opción a largo plazo

pareja senior haciendo una ruta costera
Desde hace algún tiempo se dan una serie de circunstancias que están haciendo tambalear el sistema de pensiones público tal y como siempre lo hemos conocido. En un escenario en el que la esperanza de vida sigue creciendo, el número de nacimientos está estancado y el mercado laboral no ofrece salarios competitivos, es altamente necesario contratar el mejor plan de pensiones que asegure un nivel económico durante la jubilación. 
 
Para no perder poder adquisitivo cuando llegue el momento de abandonar el puesto de trabajo, la fórmula más eficaz consiste en empezar a ahorrar cuanto antes para complementar la prestación pública. En muchos casos, la falta de información deriva en no saber qué producto financiero es el que mejor encaja con cada persona. A grandes rasgos, uno de los aspectos más importantes es la rentabilidad, la cual se puede conseguir de una forma sencilla a través de los planes a largo plazo. 
 

¿Por qué apostar por el ahorro a largo plazo?

Una alta rentabilidad es, sin duda, uno de los mayores incentivos para cualquier usuario, ya que independientemente de tener un perfil más o menos conservador, el principal objetivo cuando se contrata un producto de ahorro es obtener un beneficio. Bastante a menudo se suele asociar rentabilidad a corto plazo e inversiones arriesgadas, aunque más allá de esta modalidad conviene no perder de vista los planes consistentes que ofrezcan un interesante beneficio en el tiempo. 
 
Así, el mejor plan de pensiones a largo plazo debe reunir una serie de requisitos: 
 
  • Para conseguir rentabilidad es necesario una cierta exposición a renta variable. El porcentaje frente a renta fija variará según el tipo de plan y la aversión al riesgo que tenga el inversor. 
  • Es importante que un producto de este tipo ofrezca garantías de seguridad para reducir en la medida de lo posible la volatilidad que caracteriza a los mercados de renta variable. Esto se traduce en ofrecer las herramientas necesarias al usuario para que recupere su inversión en caso de producirse alguna caída.  
  • Detrás del plan de pensiones debe existir un asesor financiero profesional que aconseje a los clientes sobre cómo planificar el ahorro para la jubilación. 
  • Un buen plan de pensiones a largo plazo debe dar la oportunidad de realizar inversiones periódicas incluso bajas, sin que ello impida una alta revalorización a medida que vayan pasando los años.

¿Cómo es la situación de los fondos de pensiones? 

Como hemos comentado, encontrar un plan de pensiones a medida no es fácil, sobre todo por la multitud de opciones que existen, ya sean individuales, de empleo, renta variable, renta fija, renta mixta, garantizados, etc. Sin embargo, lo que está claro es que los datos apuntan a que en los últimos años se ha producido un aumento de la contratación de productos mixtos donde la renta variable es una de las protagonistas. Tanto es así que en la actualidad más de la mitad de las inversiones en estos productos se realizan de esta forma y se espera que vaya incrementándose en detrimento de los planes de renta fija y garantizados. 
 
En definitiva, decantarse por un plan de pensiones a largo plazo es un buen modo de ahorrar, teniendo tiempo para recuperarse por los efectos producidos por los vaivenes del mercado. No obstante, también es imprescindible ser constante en las aportaciones para conseguir mejores resultados. 
Back to top