Skip to Content

Diferencias entre PPA y planes de pensiones

pareja senior en una hamaca
Existen tantos productos de ahorro como personas interesadas en asegurar su jubilación que se adaptan a su perfil de riesgo y sus necesidades a corto y largo plazo. En un alto porcentaje, los usuarios que buscan ahorrar de forma individual suelen contratar un PPA o un plan de pensiones convencional. Para saber cuál es la vía que mejor se adapta a uno mismo, es importante conocer las diferencias y las similitudes entre ambos. 
 
Uno de los aspectos que mejor identifica a un tipo de plan y otro es la seguridad que, en el caso de los PPA, como su propio nombre indica, es superior. Los planes de previsión asegurados están diseñados especialmente para aquellas personas que no quieren asumir ningún riesgo en sus inversiones. Por el contrario, los planes de pensiones se dividen en varias modalidades que ofrecen mayor o menor rentabilidad según se trate de renta fija o variable
 

Particularidades de los PPA 

También conocidos como planes de pensiones asegurados, este tipo de producto se caracteriza sobre todo por garantizar la total recuperación del dinero invertido cuando llega el momento de la jubilación. El capital que se obtiene se corresponde con las aportaciones que se hayan ido realizando desde que se contrató el plan más una serie de intereses mínimos que las compañías ofrecen en algunos casos. Por lo tanto, se trata de una alternativa de ahorro viable para quienes tienen un perfil de inversión conservador y evitan que su dinero esté expuesto a los vaivenes del mercado financiero. 
 
Además, otra característica importante de los PPA es su forma jurídica que se conforman a través de una póliza de seguro en lugar de hacerlo en fondos de pensiones como en el caso de los otros tipos de planes que estamos comentando. 
 

Claves de los planes de pensiones 

A diferencia de los planes de previsión asegurados, los planes de pensiones ofrecen una gama más amplia de tipologías con diferentes niveles de riesgo. Así, es posible encontrar planes que invierten en fondos de renta fija, variable o mixtos. Los ahorradores pueden elegir el que mejor encaje con su perfil y las preferencias que tengan de cara a la jubilación. 
 
En este tipo de producto no se garantiza al 100 por 100 la recuperación íntegra del capital invertido, aunque a cambio de asumir ciertos riesgos, la rentabilidad a la hora del rescate es mayor. 
 

Similitudes de los PPA y los planes de pensiones 

A pesar de las diferencias entre los planes de previsión asegurados y los planes de pensiones, también se pueden encontrar algunas similitudes. Además de satisfacer la necesidad de ahorro para la jubilación, ninguno de ellos se puede rescatar hasta que no llegue este momento, salvo otras contingencias que deben estar contempladas en la póliza, como incapacidad permanente total, fallecimiento, dependencia, etc. No obstante, una nueva legislación desde el año 2015 permite obtener la liquidez de las aportaciones realizadas después de haber transcurrido 10 años desde la contratación. 
 
Otra semejanza de ambos planes son las ventajas fiscales que ofrecen para reducir la base general del IRPF en la declaración de la renta. El límite anual de inversión que se establece en los dos para beneficiarse de este punto es 8.000 euros al año o el 30% de los rendimientos netos del trabajo y actividades económicas
 
Además, por norma general, el capital invertido en uno u otro se puede traspasar a un producto diferente para obtener una mayor rentabilidad si se desea. Por lo tanto, dado que los PPA y los planes de pensiones son compatibles, los ahorradores tienen la posibilidad de mover su dinero sin ningún coste fiscal en función de cuál sea su previsión en cada momento. 
Back to top