Skip to Content

Qué es el rating en los planes de pensiones

monedas sobre un gráfico
Los planes de pensiones continúan siendo la opción líder cuando se trata de realizar aportaciones de cara a la jubilación. Es importante aclarar que no todos los planes son iguales, por eso hay que informarse bien antes de contratar uno. Aunque siempre se busque un mínimo de seguridad en la inversión, el objetivo es obtener una buena rentabilidad. En este sentido, el Rating Morningstar y de otras entidades se encarga de clasificar los mejores planes de pensiones desde este punto de vista. 
 
Uno de los ratings de planes de pensiones más conocido es el de Morningstar, una empresa global de servicios financieros que, entre otras funciones, realiza análisis y evaluaciones de los distintos productos. Sin embargo, también es posible encontrar este tipo de datos que han sido elaborados por otras entidades del sector. 
 

¿Qué significa el Rating Morningstar? 

En otras palabras, podría decirse que el rating de los planes de pensiones es una puntuación que las entidades especializadas conceden a este tipo de productos de inversión. Según la compañía que realice la valoración, es posible encontrar distintas calificaciones, así como diferentes signos para realizar la clasificación (estrellas, números, letras, etc.). 
 
Según la web de la entidad, el Rating Morningstar sirve para medir la rentabilidad ajustada por el riesgo de un determinado plan de pensiones a su categoría. Para ello se toman como base los datos de rentabilidad de los últimos 36 meses o 3 años. De este modo, se pueden clasificar los planes de pensiones asignándoles un mayor o menor número de estrellas. 
 

¿Cómo se obtiene el rating de los planes de pensiones? 

A grandes rasgos, los distintos factores que se tienen en cuenta para establecer el rating de los planes de pensiones son la rentabilidad considerando el riesgo asumido, el proceso de inversión y la experiencia y la labor de los gestores del fondo de pensiones. Así, es posible conseguir una clasificación cualitativa en cada categoría, valorando sobre todo los criterios de rentabilidad y el riesgo que deben asumir los clientes. 
 
Aunque cada entidad tiene su propia metodología, en la mayoría de los casos se suelen agrupar los fondos de la misma categoría y que tienen una política de inversión similar con el objetivo de realizar una comparación más acertada. Además de ello, es preciso analizar los datos de rentabilidad en un periodo de tiempo relevante, de tal manera que si un fondo tiene un historial inferior a un número determinado de meses no se le asigna rating. 
 
Finalmente, la clasificación se establece comparando la evolución de cada producto, concretamente en lo relativo a la rentabilidad y el riesgo en relación con otros de su misma categoría. Así, se asigna un número de estrellas o una posición concreta a cada plan de pensiones. 
 
Esta información resulta de gran ayuda para quienes están valorando la posibilidad de contratar un producto de ahorro y se encuentran perdidos entre tanta oferta. Accediendo a las páginas de las compañías especializadas es posible encontrar planes de pensiones con un rating que se corresponda con los criterios de búsqueda establecidos. No obstante, los inversores deben tener en cuenta que dicha clasificación no es un hecho constatado, sino simplemente un pronóstico. 
Back to top