Skip to Content

Qué son los derechos consolidados

saco con monedas de donde asoma una planta
Cuando se piensa en suscribir un plan de pensiones para contar con un colchón económico durante la jubilación, no sólo hay que analizar el dinero que podemos destinar al ahorro y cada cuánto tiempo realizar estas aportaciones. Conocer qué significan algunos términos que rodean a los planes de pensiones es fundamental para estar familiarizado en mayor profundidad con el producto donde se acumula nuestra inversión. 
 
Uno de estos conceptos más importantes son los derechos consolidados que hacen referencia a los privilegios económicos que tiene una persona por el hecho de aportar a un plan de pensiones y por la revalorización que experimenta el dinero depositado. Podría decirse que los derechos consolidados son la suma de las aportaciones realizadas más los rendimientos que se obtienen por éstas, según el sistema financiero de capitalización de que se trate. 
 
No obstante, es preciso aclarar que los derechos consolidados no significan exactamente que el partícipe del plan de pensiones disponga de un valor garantizado. Hasta que llega el momento de la jubilación, la rentabilidad de las aportaciones puede sufrir subidas y bajadas según las características y el riesgo del producto, así como de la evolución de los mercados. Por lo tanto, es posible encontrarse con derechos consolidados que sean superiores, iguales o inferiores a las aportaciones realizadas. 
 
Cuando llega la jubilación o se produce cualquier otra contingencia, como por ejemplo una enfermedad grave o desempleo de larga duración, y el partícipe decide rescatar su capital, los derechos consolidados pasan a denominarse derechos económicos.
 

Características de los derechos consolidados 

  • Son inembargables: mientras no se produzca el rescate del plan de pensiones y los derechos consolidados no se hayan convertido en derechos económicos, aquellos no se pueden embargar en caso de que el partícipe sea demandado en un procedimiento de ejecución judicial. El embargo trabado sobre estos derechos inembargables será nulo de pleno derecho. 
  • Se pueden traspasar: si el partícipe del plan de pensiones lo decide, es posible traspasar los derechos consolidados de un producto a otro. En este caso, el plan no perderá la antigüedad en cuanto a la primera aportación que se realizó para acceder a los beneficios que ofrece un producto de ahorro con cierto tiempo. 
  • No constituyen un aval: siguiendo la lógica del primer punto, es comprensible que los derechos consolidados no se puedan utilizar como aval para pedir un préstamo o hipoteca. Sin embargo, la situación cambia cuando el partícipe ya haya rescatado el capital invertido más su revalorización.

¿Por qué son tan importantes los derechos consolidados? 

Al contratar un plan de pensiones, el principal objetivo en el que se piensa es disfrutar de un nivel de vida aceptable cuando llegue la jubilación. Así, la renta que se obtendrá durante esta época depende de varios factores, entre ellos, las aportaciones realizadas al plan, la edad a la que lo hayamos contratado y la rentabilidad que se obtenga del mismo. 
 
Como hemos comentado, de la conjunción de estas variables obtenemos los derechos consolidados, los cuales ofrecen una información de alto valor para el partícipe para que pueda conocer en cualquier momento cuál será la renta que recibirá una vez rescatado el plan. Además, los derechos consolidados también ofrecen una gran ayuda para tomar decisiones relacionadas con las próximas aportaciones o sobre la posibilidad de traspasar los derechos a otro plan que nos ofrezca más o menos rentabilidad. 
Back to top