Skip to Content

Estafas en los planes de pensiones: cómo reconocerlas

hombre nadando detrás de un billete de 100 euros
La adscripción a un fondo de pensiones es una forma cómoda y rentable de ahorrar para mantener un nivel de vida equilibrado durante la jubilación. Dado que las previsiones de las pensiones públicas en el futuro son poco halagüeñas, conviene contratar un plan de pensiones cuanto antes, sobre todo si se cuenta con un trabajo estable. 
 
En la elección de este tipo de productos hay que tener en cuenta diversos factores, por lo que, si no se cuenta con algunos conocimientos financieros básicos, es fundamental pedir asesoramiento a un equipo de confianza. En este sentido, conviene no dejarse llevar por las primeras impresiones y leer la letra pequeña del contrato con detenimiento para evitar estafas o timos que suelen pasar desapercibidos, pero que pueden esconderse detrás de los grandes porcentajes de rentabilidad o de los atractivos regalos que se pueden conseguir al realizar la primera aportación. 
 

Posibles estafas en los planes de pensiones 

  • Alta rentabilidad. Uno de los principales ganchos que utilizan la mayor parte de estos instrumentos de ahorro a largo plazo es la interesante rentabilidad, pero conviene tener en cuenta si la situación económica actual permitirá alcanzar el porcentaje máximo que se establece. La rentabilidad de un plan de pensiones debe amoldarse a la capacidad económica del titular, ya que los beneficios varían según la cuantía de las aportaciones. 
  • Comisiones ocultas. Es fundamental que cualquiera de estos productos financieros sea lo más transparente posible en relación a mostrar al cliente todas las comisiones que deberá pagar durante la vigencia del contrato hasta que se produzca el rescate. En muchas ocasiones, es posible que aparezcan cuotas elevadas con las que no se contaba. 
  • Trabas para recuperar el dinero. Si previamente no se lee detenidamente el contrato, es posible que se esté firmando la aceptación de alguna cláusula que impida disponer del capital en caso de producirse una de las contingencias contempladas en la ley. Del mismo modo, también puede ocurrir que la compañía exija algunos documentos que causen verdaderos quebraderos de cabeza para conseguir presentarlos. 
  • Movimientos del dinero no autorizados. Cuando las cláusulas de un fondo de pensiones no quedan demasiado claras, es probable que el dinero no esté asegurado por completo y se esté invirtiendo en diferentes activos con un alto riesgo que el titular puede no estar dispuesto a asumir. 
  • El timo del regalo. Con bastante frecuencia se suelen ofrecer regalos caros al suscribir un plan de pensiones, pero conviene tener en cuenta que su aceptación puede implicar estar sujeto a la entidad durante un tiempo de permanencia, sin posibilidad de traspasar el dinero a otros planes sin antes haber abonado la correspondiente penalización económica. Generalmente, los productos que incluyen regalo suelen tener comisiones más altas y su eficacia no está demostrada al 100 por 100. También es interesante informarse sobre si es obligatorio pagar impuestos por haber recibido el regalo.
 
Para evitar este tipo de estafas, lo mejor es confiar en una compañía aseguradora de referencia y optar por una inversión moderada cuando no se tiene demasiada experiencia en planes de pensiones. Aunque los objetivos pueden variar con la edad, el principal fin es construir una base de ahorro a largo plazo que ofrezca rentabilidad y seguridad. 
Back to top