Skip to Content

Recuperar el plan de pensiones según la nueva Ley 

hombre de espaldas en un bosque frente a dos caminos
Recientemente se ha aprobado un nuevo reglamento que regula cómo se pueden recuperar los planes de pensiones. Hasta este momento, únicamente era posible disponer del dinero ahorrado en el momento de la jubilación o si tenían lugar otras contingencias consideradas excepcionales, como por ejemplo desempleo de larga duración, enfermedad grave o riesgo de desahucio. 
 
Con la nueva ley, será posible rescatar las aportaciones realizadas a los planes de pensiones a partir del año 2025, siempre que hayan transcurrido como mínimo 10 años desde el momento en el que se efectuaron. Es decir, esta medida se aplica para las aportaciones que se hayan realizado a partir del año 2015. Esta norma permite recuperar el dinero sin ninguna limitación y sin necesidad de que concurra alguna de las situaciones comentadas antes. Aunque esta noticia ha gozado de una buena aceptación, aún habrá que esperar algunos años para que se llegue a materializar. 
 

Otros aspectos a la hora de recuperar un plan de pensiones 

La nueva ley, además de modificar el rescate de los planes de pensiones, también incluye una reducción de las comisiones máximas que se pueden llegar a cobrar por este tipo de productos financieros. En general, se establecerán en función de tres tipos de planes: una comisión máxima del 0,85% para los fondos de renta fija (65 puntos menos que actualmente), 1,30% para los planes mixtos (20 puntos menos) y 1,50% en el caso de los fondos de renta variable que se mantiene invariable con respecto al tope de comisión tradicional. 
 
Esta reducción de costes supondrá sin duda una mayor rentabilidad para los partícipes de los planes de pensiones, sobre todo aquellos que cuenten con un plan de renta fija. 
 
Respecto a los impuestos que habrá que pagar al recuperar el plan de pensiones serán los mismos que hasta este momento. Con la nueva ley no se modifican las pautas en este sentido, por lo que será necesario pagar los mismos impuestos que en el caso de que el capital se rescate por jubilación. En este sentido es muy importante analizar cuál es el mejor momento de obtener el dinero para que el impacto fiscal sea el menor posible, teniendo en cuenta que dicha cuantía tributa como rendimiento del trabajo. 
 
Por otro lado, las aportaciones al plan de pensiones también se mantienen exentas de tributos y salvo que la ley cambie en un futuro, se pueden seguir deduciendo de la base imponible en la declaración de la renta del año siguiente.
 
Para recuperar el plan de pensiones cuando llegue el momento, simplemente bastará con ponerse en contacto con la compañía aseguradora o entidad gestora para solicitar la cancelación del plan. Con esta nueva ley no será necesario alegar ninguna justificación ni aportar ningún documento. 
 
Se espera que con este nuevo reglamento se estimule el ahorro privado dado que las condiciones son sumamente ventajosas para los titulares, sobre todo para los más jóvenes que dudan sobre si contratar un producto de estas características o no. 
 
Aun así, como hemos comentado, es recomendable analizar cuál es la mejor opción de recuperar un plan de pensiones según las necesidades personales y sobre todo económicas. Es preciso valorar los efectos de obtener todo el capital de una vez o bien obtener una renta mensual hasta completar el total. 
Back to top