Skip to Content

Las mejores técnicas de estudio para aprobar unas oposiciones

chico estudiando en una biblioteca con un libro sobre la mesa
Poner en práctica algunas de las mejores técnicas de estudio para oposiciones es la clave para alcanzar la meta y una vez que se haya logrado, todo el trabajo habrá merecido la pena. Pero mientras llega este momento, las largas jornadas de estudio y concentración son precisas para ir adquiriendo poco a poco cada vez más conocimientos en esta carrera de fondo. 
 
Antes de ponerse manos a la obra es importante tomar conciencia de la dedicación que requiere esta tarea hasta conseguir una plaza. También es fundamental dejar todos los miedos e inseguridades al lado, ya que cualquier persona que se lo proponga, independientemente de su nivel de estudios, puede lograrlo. Por ello, una vez que se tienen claros estos aspectos, es aconsejable informarse sobre cuáles son los métodos más eficaces que pueden mejorar el rendimiento durante el proceso de aprendizaje. 
 

¿Qué técnicas de estudio para oposiciones se pueden seguir? 

  • La técnica de estudio para oposiciones más idónea para quienes se inician en esta aventura consiste en realizar una primera lectura de todo el temario de manera efectiva para tener una idea aproximada de la dificultad del contenido. En esta toma de contacto también es importante hacer resúmenes de los diferentes temas para estructurar la información y al mismo tiempo interiorizar algunos conceptos. Asimismo, subrayar es una acción que ayuda a organizar los textos según su importancia. 
  • Una vez que se tiene una visión general de los temas, es preciso calcular el tiempo que resta hasta el examen y establecer un calendario de estudio diario. Para evitar frustraciones, lo más recomendable es fijar una planificación realista considerando el tiempo práctico que se pueda dedicar a ello. A partir de ahí es imprescindible cumplir con los objetivos marcados cada día. 
  • Cuando ya se haya adquirido un cierto manejo de la información, una técnica de estudio para oposiciones muy práctica es la relativa a estudiar en bloques. De esta forma, se pueden repasar al mismo tiempo los temas que estén interrelacionados para que la mente comience a asociar datos y sea más sencillo recordar toda la información.  
  • En el caso de que te resulte muy difícil mantener la concentración durante muchas horas, un truco consiste en fragmentar las sesiones de estudio con descansos entre unas horas y otras. Según algunos estudios, está demostrado que es preferible estar centrado durante 25 o 30 minutos y descansar un breve periodo de tiempo antes que permanecer frente a los libros durante 4 horas seguidas.
  • Para llegar con la máxima seguridad al examen es preciso prepararse previamente el tipo de prueba que se debe superar. Así, es indispensable acompañar los repasos del temario con la realización de tests o la redacción de algunos textos. Solo de esta manera es posible evaluarse para saber hacia dónde seguir encaminando el trabajo. Además, corregir los fallos es una excelente forma de aprender para no volver a cometerlos. 
  • Otras técnicas de estudio para oposiciones que se pueden aplicar consisten en hacer mapas mentales para organizar la información y los conceptos, así como establecer reglas mnemotécnicas o cualquier otro método que resulte útil para memorizar las partes más complicadas. 
 
No hay que olvidar que para alcanzar el objetivo, la constancia y la dedicación son fundamentales, aunque tampoco hay que perder de vista las pequeñas recompensas que ayudan a recargar las pilas para continuar estudiando. Finalmente cuando se consigue la calificación de apto, la satisfacción es enorme y comienza una nueva etapa en la que es importante destinar una parte de los ahorros al futuro. Así, con un plan de pensiones es posible tener cubiertos todas las fases de la vida. 
Back to top