Skip to Content

Ventajas de trabajar como asalariado y autónomo

grupo de gente joven trabajando en una oficina
Siempre hemos asociado el trabajo al hecho de desplazarse a un lugar físico para realizar una serie de tareas. Sin embargo, en los últimos tiempos, esta dinámica está experimentando importantes avances. Ahora, es posible practicar el teletrabajo gracias a las herramientas de comunicación que tenemos a nuestro alcance y que permiten conectarnos en tiempo real con cualquier persona independientemente de la ciudad donde se encuentre. 
 
Aunque esto supone un progreso para los trabajadores por cuenta ajena, en el caso de los freelance es una realidad que pueden palpar en su día a día. Quizás uno de los anhelos de quienes trabajan en una oficina sea hacerlo desde casa para disfrutar de una mayor libertad en la toma de decisiones y poder organizar su horario de una forma más flexible, pero emprender por cuenta propia también presenta algunos dilemas. 
 

Autónomo vs. Asalariado 

Aunque tradicionalmente las aspiraciones de los empleados se basaban en conseguir un puesto estable con un salario fijo, cada vez más personas apuestan por iniciar su carrera profesional de manera independiente. Como veremos, autónomos y asalariados disfrutan de algunas ventajas, aunque también es necesario conocer los hándicap de cada caso para valorar si una u otra modalidad de trabajo se ajusta a las necesidades y preferencias personales.  
 
Así, los principales beneficios de los que puede disfrutar un autónomo son los siguientes: 
 
  • En comparación con los asalariados, los autónomos gozan de una mayor libertad para realizar su trabajo. Los freelance tienen la posibilidad de establecer su sello propio en los proyectos en lugar de guiarse por las directrices de trabajo marcadas por una empresa. 
  • Los trabajadores por cuenta propia pueden organizar su horario de forma totalmente flexible. No están sujetos a una hora de entrada y otra de salida, sino que el ritmo está marcado según el avance de sus proyectos. 
  • La retribución que reciben los autónomos está fijada en función del volumen de trabajo que realizan. Normalmente este tipo de empleados cobran por hora trabajada o por proyecto, por lo que el beneficio económico es proporcional al trabajo realizado y además, las ganancias son íntegras para el trabajador. 
  • Generalmente, cualquier freelance puede trabajar desde casa u otro lugar con conexión a Internet, algo que permite que la movilidad forme parte de su día a día. 
  • Los trabajadores por cuenta propia desarrollan capacidades y habilidades diferentes a los trabajadores asalariados, ya que normalmente deben relacionarse con muchos profesionales, tanto a la hora de realizar sus tareas diarias como para conseguir incrementar su cartera de clientes. 
 
Por su parte, quienes trabajan por cuenta ajena también disfrutan de varias ventajas, sobre todo relacionadas con la tranquilidad que aporta tener un salario fijo cada mes. Además, al tener un trabajo asalariado no es necesario preocuparse por el pago de impuestos y retenciones, ya que estos importes corren a cargo de la empresa y están incluidos en la nómina. 
 
Otro punto positivo hace referencia a la posibilidad de obtener otra serie de incentivos de parte de la compañía que incrementan la retribución neta, como por ejemplo los cheques restaurante, los cheques guardería, etc. Del mismo modo, también es importante mencionar que los empleados por cuenta ajena, en caso de baja por enfermedad, maternidad u otras causas, tienen asegurada la continuidad en su puesto posteriormente.  
 
Ya sea como autónomo o asalariado es importante analizar los pros y los contras para decantarse por una modalidad u otra. Además, también hay que calcular el dinero que se puede ingresar cada mes para mantener un nivel de vida aceptable y destinar una parte al ahorro pensando en la jubilación. 
Back to top