Skip to Content

Qué es la volatilidad y cómo afecta a mi plan de pensiones

hombre con una tableta viendo un gráfico de inversiones
Normalmente, la volatilidad de un plan de pensiones suele confundirse con el nivel de riesgo del mismo, el cual influye sobremanera en la rentabilidad que se puede llegar a obtener. Es muy habitual que los usuarios con un perfil conservador rehúyan de los productos que tienen una mayor inestabilidad, aunque es importante destacar que los vaivenes del mercado son unos grandes aliados de las inversiones a largo plazo. 
 
Es obvio que a ningún ahorrador le gusta perder dinero de los activos que tenga suscritos en su cartera. En este sentido, la volatilidad de un fondo no se puede equiparar a riesgo, entendido este como la pérdida permanente de capital. 
 
Además, se debe tener en cuenta que todos los mercados viven constantemente periodos de subidas y bajadas, algo que incide incluso en los planes considerados de renta fija
 

¿Qué significa la volatilidad de un plan de pensiones? 

Según el diccionario de economía de eleconomista.es, “la volatilidad es la variabilidad de la rentabilidad de una acción respecto a su media en un periodo de tiempo determinado”. Es decir, la volatilidad de un plan de pensiones es una medida que se utiliza para analizar la intensidad de las variaciones que tienen lugar cada día en los activos financieros. Esto origina que, por norma general, se utilice como base para fijar el riesgo de un producto de inversión. 
 
Así, el valor de un plan depende fundamentalmente del nivel de volatilidad. Cuanto mayor sea esta, más alto es el riesgo, aunque ello no debe verse como un aspecto negativo. Si las circunstancias cumplen una serie de condiciones mínimas y siempre que la situación se pueda controlar, una toma de decisión más aventurada puede ser positiva. 
 
La volatilidad también se conoce como desviación típica y se puede explicar desde la perspectiva en la que la rentabilidad del plan se desvía de su media histórica. Cuanto más alta sea la desviación, significa que la rentabilidad ha experimentado una gran variación. En el caso contrario, si es baja, es un indicio de que los beneficios se han mantenido estables. 
 

¿Cómo influye la volatilidad en los planes de pensiones? 

Como hemos comentado, la volatilidad suele ser sinónimo de riesgo, ya que en los activos que están expuestos a fuertes variaciones, existen más posibilidades de incurrir en pérdidas del capital invertido.  No obstante, con esta inestabilidad también se pueden conseguir unos beneficios más interesantes que eligiendo un plan sin altibajos. 
 
Los usuarios que planifican sus inversiones a largo plazo encuentran múltiples oportunidades de conseguir una rentabilidad superior aprovechando el concepto de volatilidad. Por un lado, es posible adquirir activos a un precio más bajo cuando los planes se encuentran en una fase de caída brusca.  Además, las consecuencias negativas en el capital en determinadas situaciones son en cierto modo irrelevantes, ya que, con el paso del tiempo, las pérdidas se van recuperando. 
 
La volatilidad de los planes de pensiones también invita a cambiar la cartera cada cierto tiempo. Según los vaivenes y la evolución de los mercados, es posible cambiar en todo momento los productos financieros que se tengan contratados por otros que puedan ofrecer una mayor rentabilidad. 
 
No obstante, se debe tener en cuenta que la volatilidad no es el único concepto que se debe considerar. Aunque este concepto ofrece una información relevante sobre los activos, puede llegar a ser insuficiente si no se compara con otros datos. 
Back to top