Skip to Content

P.P. MAPFRE RENTA

El tratamiento de la fiscalidad de los planes de pensiones de MAPFRE es uno de sus grandes beneficios. Es importante conocer cuáles son los límites permitidos en cuanto a las aportaciones, así como toda la información relacionada con las prestaciones recibidas u otros impuestos para obtener el máximo rendimiento del fondo que mejor cumpla con las expectativas del partícipe.
 
El plan de pensiones Renta FP de MAPFRE se recomienda a partícipes conservadores que busquen ante todo seguridad para su ahorro.  Es un fondo que invierte el 100% en renta fija, tanto pública como privada, a través de activos pertenecientes a países de la Unión Monetaria Europea y de la OCDE y de valores en euros emitidos por sociedades de elevada solvencia, predominando los activos a corto-medio plazo. Las aportaciones permitidas y las prestaciones establecidas por MAPFRE se detallan a continuación.

Fiscalidad

Mostrar todos

Los planes de pensiones Renta FP de MAPFRE permiten, actualmente, un límite máximo de aportación de 8.000 euros.

Es un límite común para la suma de las aportaciones realizadas por el propio partícipe y las imputadas por la empresa, en el caso de los planes de empleo.

Los asegurados se podrán reducir en IRPF las aportaciones efectuadas en los distintos sistemas de previsión social, tomando como límite fiscal la menor de las dos siguientes cantidades: 

  • El 30 por ciento de los rendimientos netos del trabajo y de actividades económicas.

  • 8.000 euros anuales.

Este límite es común para la suma de todas las aportaciones y, en su caso, contribuciones a los distintos sistemas de previsión social: 

  • Fondos de Pensiones. 

  • Mutualidades. 

  • PPA's.

  • Planes de Previsión Social Empresarial (PPSE).

  • Seguros de Dependencia.

Se podrán reducir, en los cinco ejercicios siguientes, las aportaciones y contribuciones imputadas que no hayan podido haberse reducido por insuficiencia de la base imponible y que no hayan sido objeto de reducción por aplicación del límite porcentual del 30 por ciento de los rendimientos netos del trabajo y de actividades económicas.

Las prestaciones recibidas tienen la consideración de rendimientos del trabajo, computándose en su totalidad, con independencia de la forma de cobro elegida. Sin embargo, según el régimen transitorio aplicable a los Planes de Pensiones y Planes de Previsión Asegurados y para los derechos correspondiente a las aportaciones realizadas hasta 31 de diciembre de 2006, se mantiene la anterior reducción del 40% pero se limita al ejercicio que acaezca la contingencia o los dos siguientes en las contingencias nuevas (acaecidas a partir del 1 de enero de 2015). Para las contingencias antiguas existen las siguientes excepciones:

  • Para contingencias acaecidas entre 2011 y 2014, se podrá aplicar durante 8 años.

  • Para contingencias acaecidas en 2010 o antes, se podrá aplicar como máximo hasta el 31 de diciembre de 2018.

En cuanto a otros impuestos relacionados es importante tener en cuenta que:

  • Los Derechos Consolidados de los Planes de Pensiones y el valor de rescate de los PPA están exentos de tributación en el Impuesto sobre el Patrimonio.

  • Las prestaciones recibidas por los beneficiarios, en el supuesto de fallecimiento del partícipe titular, no tributan en el Impuesto de Sucesiones. Lo deben hacer como rendimientos del trabajo.

  • Fiscalidad general aplicable sin perjuicio de las modificaciones que puedan establecer las Comunidades Autónomas.  

Back to top