Skip to Content

Alimentos que suben la tensión arterial

Ilustración de una vena con glóbulos rojos aplastada en el medio por un tenedor con varios alimentos de comida rápidas que hacer subir la tensión arterial
Mantener un tipo de vida saludable es la meta. Por lo general, en caso de hipotensión los expertos recomiendan potenciar la cantidad de sal en la dieta porque el sodio (sal) ayuda a retener líquidos y, por tanto, subir la tensión arterial. Sin embargo, en algunas patologías como la insuficiencia cardíaca, debemos buscar otras alternativas pues la ingesta de sal sería contraproducente.
 
Antes de hablar de los alimentos que pueden subir la tensión arterial, conviene tener claros ciertos conceptos. La tensión arterial o presión sanguínea es la fuerza que ejerce el torrente sanguíneo contra las paredes de las arterias. Se denomina tensión arterial sistólica a la ejercida por el músculo cardíaco al contraerse para bombear la sangre hacia las arterias, y diastólica (popularmente la mínima) es la presión que la sangre ejerce cuando el corazón se relaja para volver a llenarse de sangre. Esta contracción-relajación cardíaca da lugar al latido cardíaco que se sucede con una frecuencia de 60-100 veces al minuto y se conoce, médicamente, como frecuencia cardíaca.
 

Consejos ante la toma de la tensión arterial

Es importante realizarse mediciones periódicas de la tensión arterial acudiendo al centro de salud para realizarse chequeos de forma regular. Existen diferentes tipos de aparatos para la toma de la tensión arterial (llamados esfigmomanómetros o tensiómetros). Actualmente el más utilizado es el digital, de fácil manejo y buena precisión. En consulta puede utilizarse el esfigmomanómetro de mercurio junto al fonendoscopio, pero requiere la intervención de un profesional sanitario. Es importante mencionar algunas precauciones a tener en cuenta antes de realizarse la medición de la tensión arterial: 
 
- Evitar ejercicio físico previo y situaciones incómodas (ganas de orinar, nerviosismo, excitación, enojo…). Permanecer en reposo 5 minutos antes de la toma en posición adecuada (sentado en asiento con respaldo, brazo apoyado a la altura del corazón, pies tocando el suelo y sin cruzar las piernas).
 
- Encontrarse en un ambiente tranquilo, confortable, sin ruidos, minimizar la actividad mental en lo posible. No hablar ni moverse.
 
- Evitar 30 minutos antes de la medición: consumo de cafeína, tabaco, alcohol, comida, medicamentos (incluidos colirios y descongestionantes nasales) y agitación psíquica o emocional.
 
Hipotensión e hipertensión
 
Una vez se realiza la medición obtendremos dos valores: el primero corresponde a la tensión arterial sistólica (TAS, comúnmente el valor de la máxima) y el segundo a la cifra diastólica (TAD, comúnmente la mínima), ambos valores aparecen en la pantalla digital de esta forma: TAS/TAD. Según esta medición podremos hablar de:
 
  • Tensión arterial normal: cuyos valores se encuentran por debajo de 140/90 milímetros de mercurio.
  • Hipertensión: los niveles están por encima de 140/90. Supone un factor de riesgo importante para el desarrollo de enfermedades cardiovasculares como infarto, ictus, hemorragia intracraneal, etc. Tenemos que decir que, en adultos mayores de 18 años, el diagnóstico de hipertensión arterial se obtiene cuando las cifras promedio de varias mediciones de uno o ambos valores (presión arterial sistólica y/o presión arterial diastólica) superan ese valor de referencia. Asimismo, en caso de elevaciones puntuales de la tensión arterial, por encima de 180/120 mmHg (llamada crisis hipertensiva) requeriremos atención médica.
  • Hipotensión: se produce cuando las cifras tensionales se encuentran por debajo de 90/60. Generalmente es asintomática, aunque puede ocasionar sensación de mareo, confusión, inestabilidad, lipotimia, debilidad o somnolencia. Valores extremadamente bajos precisan intervención médica. 
En cuanto a la posible causa desencadenante (tanto en caso de hipertensión como de hipotensión) podremos hablar de la siguiente clasificación:
 
  • Hiper o hipotensión Primaria: No se conoce el mecanismo desencadenante.  También se conoce como idiopática o esencial por no conocerse la causa.
  • Hiper o Hipotensión Secundaria: viene causada por otra condición médica u otra circunstancia que la ocasiona como, por ejemplo, la ingesta de determinados medicamentos. Al incidir sobre la causa desencadenante los valores mejoran espectacularmente.
 

Alimentos que influyen en la tensión arterial 

La dieta juega un papel crucial en el control de la presión sanguínea. 
Estos son los alimentos que hay que evitar para controlar las cifras de hipertensión o los que hay que potenciar si lo que se busca es subir los valores tensionales (en casos de hipotensión). 
 
  • Sal: es uno de los alimentos más peligrosos en casos de hipertensión, ya que aumenta significativamente la presión sanguínea.
  • Encurtidos o productos deshidratados: desaconsejados en casos de hipertensión por su alto contenido en sal.
  • Cafeína o teína: este tipo de bebidas potencian la frecuencia cardíaca y aumentan los niveles de presión arterial.
  • Chocolate: su alto contenido en teobromina hace que los niveles de presión suban considerablemente. 
  • Bebidas alcohólicas: una copa de vino al día favorece a los pacientes con hipotensión, pero los hipertensos deben restringir este tipo de bebidas al máximo.
  • Carne roja: su alto contenido en grasas saturadas hace que aumente la presión arterial.
  • Embutidos: especialmente los grasos (chorizo, jamón, salchichas) influyen en la presión por su alto contenido en sal.
Estos alimentos suben la tensión arterial, pero no significa que debamos abusar de ellos pues aunque tengamos hipotensión algunos no resultan saludables si se abusa (embutidos, sal, carne roja, alcohol…) Además de vigilar la dieta y potenciar el ejercicio físico, debemos asistir regularmente al médico para un seguimiento. En caso de que el tratamiento conservador no sea suficiente para normalizar las cifras tensionales deberá valorarse la prescripción de un fármaco específico, tanto en caso de hiper como de hipotensión.
Back to top