Skip to Content

Cómo abrigarse contra el frío

chica abrigada con gorro, bufanda, guantes y abrigo en un entorno con nieve

Tanto si vas a viajar a algún país en el que los termómetros desciendan de los cero grados como si quieres prepararte ante las olas de frío que suelen protagonizar los inviernos, conviene que sepas cómo hay que abrigarse contra las bajas temperaturas. Tan sólo hay que seguir una serie de consejos para vestirse de forma adecuada y evitar caer enfermos. Además, sabiendo qué ponerse en los días más fríos, es posible llevar la rutina diaria mucho más cómoda.

Seguro que en más de una ocasión habrás escuchado que es recomendable vestirse por capas pero, ¿qué significa exactamente esto? Con el objetivo de mantener el calor corporal y al mismo tiempo para adaptarnos a las diferentes temperaturas de los lugares por los que vayamos pasando, es fundamental vestirse con capas. A grandes rasgos se recomiendan tres, aunque dependerá de la actividad física que realicemos, así como del frío que haga. 

  1. La primera capa deben ser prendas que se ajusten perfectamente al cuerpo como si fueran un guante. Para ello, conviene utilizar camisetas de manga larga y pantalones térmicos de lana o poliéster que absorban la humedad y mantengan las diferentes partes con una buena temperatura.
  2. Para la segunda capa debemos elegir ropa que también abrigue. Ya no es necesario que sea tan ajustada como en el caso de la primera. Su función también es aislar el cuerpo del frío y de la humedad, por lo que conviene elegir prendas polares.
  3. Por último, la tercera capa es la que está en contacto directo con el exterior y su función es protegernos del frío, la lluvia o la nieve. Es importante elegir un abrigo que esté fabricado con un material que abrigue y al mismo tiempo aísle, sin que pese demasiado para no molestarnos. 

¿Cómo abrigar otras partes del cuerpo contra el frío? 

  • Para proteger la cabeza no hay que olvidar el uso de gorros que protejan esta parte del cuerpo del viento y la humedad. Si el abrigo cuenta con capucha es una buena idea utilizarla y no tenerla simplemente como complemento.
  • Los oídos son una de las partes que más se resiente cuando llega el frío, por lo que si descartas la opción de utilizar gorros, es importante que los protejas con unas orejeras o con una bufanda que llegue a cubrirlos.
  • Si la temperatura es muy baja, las manos pueden llegar a entumecerse. Para evitarlo, podemos colocarnos dos capas de guantes: la primera con unos que sean más finos y encima otros de un tejido más consistente.
  • En el caso de los pies se puede aplicar también la regla anterior. Para poder caminar sin tener la sensación de que los pies se han congelado, es recomendable colocar primero unos calcetines que se ajusten al pie y otros de un material que permita aislar el frío.
  • Elegir un buen calzado para el invierno es uno de los puntos básicos sobre cómo hay que abrigarse contra el frío de forma correcta. Durante los días más gélidos conviene ponerse unos zapatos cómodos que protejan de las bajas temperaturas y que sean antideslizantes e impermeables.
  • Aunque durante el invierno las horas de sol sean escasas en comparación con otras épocas del año, no hay que olvidar aplicar protector solar en la cara y utilizar un bálsamo labial con SPF 15.
Back to top