Skip to Content

¿Cuándo y cómo solicitar una segunda opinión médica?

médico realizando una segunda valoración médica a un paciente
Cuando vas a una consulta médica, después de las preguntas habituales y la exploración física, es posible que el médico solicite pruebas complementarias para alcanzar un buen diagnóstico. Las pruebas que nos solicite el médico serán realizadas únicamente por el especialista en la materia.
 
Una vez tengamos los resultados, volveremos a nuestro médico para que valore las pruebas realizadas y nos dé un diagnóstico con el tratamiento adecuado. Pero, también puede ocurrir que nuestro médico descarte una patología de su competencia y nos derive a otro especialista.
 

Cómo solicitar una segunda opinión médica 

Puede ocurrir que el diagnóstico que recibamos no nos convenza y decidimos, a modo personal, solicitar una segunda opinión médica. El objetivo es que otro médico de la misma especialidad revise nuestro caso.  Dicho experto estudiará nuestro historial médico, las pruebas que nos hayamos realizado y los informes que tenemos para emitir un nuevo diagnóstico, que puede coincidir o no con el primero recibido. 
 
Pedir una segunda opinión no nos supondrá una nueva peregrinación entre salas de espera dado que ya contamos con las pruebas diagnósticas realizadas y nos resultará muchísimo más fácil.  Es posible que el nuevo médico nos recomiende la realización de alguna otra prueba o el inicio de algún otro tratamiento o, simplemente, continuar con el que ya realizamos y tener un poco de paciencia. Pero, en cualquier caso, nos reconfortará la opinión de otro experto. Cabe señalar que la segunda opinión médica puede solicitarse en otro centro médico privado o en la seguridad social ya que es habitual que se inicie la consulta médica en el sistema público y la segunda opinión se realice por lo privado, y viceversa. 
 

Seguridad Social o Medicina Privada 

En la actualidad y gracias al avance de las nuevas tecnologías, tramitar una segunda opinión médica no resulta especialmente complicado ya que en la mayoría de los casos podremos realizar la gestión desde nuestra casa, a través de internet o telefónicamente.  
 
  • La mayoría de las compañías médicas privadas ofrece este servicio a sus pacientes. La forma de solicitarlo es muy sencilla, basta con descolgar el teléfono. Tras un breve cuestionario se nos gestionará nuestra solicitud. Posteriormente recibiremos la llamada del médico responsable de nuestro caso quien nos realizará un interrogatorio y nos solicitará los resultados de las pruebas diagnósticas e informes para iniciar su propia valoración. Finalmente, tras un tiempo razonable, se nos comunicará el diagnóstico médico y el tratamiento a seguir, además de recibir un informe médico bien referenciado y detallado en forma de dosier. 
  • En el caso de la Medicina pública (Seguridad Social) el proceso es algo diferente pues cuando el caso debe ser valorado por otro médico, se solicita una interconsulta con el hospital de referencia del paciente siendo normalmente un procedimiento más largo, en la mayoría de casos. 
 
Toda patología relevante y compleja debería someterse a otras valoraciones médicas si no está clara la opción terapéutica a seguir.  Por supuesto, en caso de presentar un cuadro banal no se recomienda la solicitud de una segunda opinión médica pues, lo más probable, es que cuando iniciemos el procedimiento nuestro cuadro sintomático se haya resuelto.
Back to top