Skip to Content

Contratar un seguro médico privado

Contratar un seguro médico privado

Hay muchos motivos por los que contratar un seguro médico privado: la tranquilidad de poder acudir fácilmente a las consultas de médicos especialistas, la rapidez a la hora de pedir una consulta, la posibilidad de acceder a los tratamientos más punteros… Cada persona tiene su motivación particular para querer acceder a este tipo de seguros. Una vez tomada la decisión de contratar un seguro de salud, llega lo más difícil, elegir la póliza más adecuada para nosotros y para nuestra familia.

Es importante tener claro que no todos los seguros de salud son iguales: los hay que ofrecen una cobertura básica y otros que contemplan los más variados servicios. Los seguros de carácter básico tienen como coberturas fundamentales la asistencia sanitaria primaria y la asistencia de especialistas. Las mejores pólizas de este tipo permiten contratar módulos para ampliar las prestaciones, como los módulos de garantías hospitalarias, que cubren la estancia en hospital por intervención quirúrgica. Estos módulos dan acceso a servicios tan novedosos como la recogida de sangre y tejido del cordón umbilical, que se conservan con total precaución para su utilización terapéutica durante periodos de hasta 20 años.

Mientras, los seguros más completos ofrecen más garantías fundamentales, como la bucodental. El asegurado puede acceder a servicios dentales gratuitos y a otros con franquicia (solo paga una cantidad previamente fijada del coste total). Servicios gratuitos complementarios, como la atención médica telefónica las 24 horas del día, forman también parte de estas pólizas. En estos teléfonos se pueden consultar dudas sobre dolencias, tratamientos o comprensión de diagnósticos. Dentro de ellos se encuentran los servicios telefónicos especializados de asistencia pediátrica y de orientación psicológica. Ambos cuentan con personal especializado y son altamente valorados por los asegurados

Además, los mejores seguros ponen a disposición de los asegurados numerosos servicios a precios reducidos, como la corrección de miopía, hipermetropía, astigmatismo y presbicia mediante técnicas láser, la colocación del balón intragástrico, o el estudio genético de la obesidad.

Cuando pienses en contratar un seguro médico privado, valora qué coberturas te interesan y cuáles no. En función de tu lista de prioridades podrás elegir el seguro que más se adapte a tus necesidades, o construir uno a tu medida eligiendo módulos y coberturas adicionales.

Back to top