Skip to Content

¿Influye el embarazo en la dentadura?

Title: Embarazo y dientes

Los dientes y las encías tampoco están ajenos a este nuevo proceso. De hecho, el 70 por ciento de las embarazadas padece algún tipo de enfermedad gingival debida a la fluctuación de los niveles hormonales. Esto hace que las encías estén más sensibles y sean más vulnerables a la placa dental. Pero éste no es el único problema bucal al que se enfrentan las gestantes, y es que los ácidos producidos por los vómitos de los primeros meses hacen que el riesgo de padecer caries sea mayor.

Embarazo y dientes: señales de alerta

Para mantener la salud de los dientes y encías durante el embarazo, se aconseja visitar al odontólogo al menos una vez, sobre todo en los primeros meses: es la mejor manera de prevenir estos problemas. Además, el dentista puede orientar a la futura madre sobre los tratamientos más recomendables o la manera de limpiar la dentadura de forma eficaz. En este sentido, el Seguro Dental MAPFRE ofrece un amplio abanico de servicios odontoestomatológicos generales y preventivos.

Tras el parto, hay que acudir de nuevo a la consulta para que el dentista evalúe el estado general de la boca y ponga el tratamiento adecuado en el caso de que se haya presentado alguna anomalía durante el embarazo.

Además de estas visitas, que son las mínimas, hay una serie de señales que indican que hay que visitar al dentista: tener las encías extremadamente sensibles, hinchadas o enrojecidas, sangrar tras el cepillado, mal aliento y dolores bucales. 

Cuidados de los dientes durante el embarazo

Durante estos nueve meses, es muy importante extremar la higiene bucodental, ya que el incremento de la prolactina y los estrógenos hacen que la placa bacteriana actúe con mayor agresividad.

Cepillarse los dientes (y la lengua) después de cada comida, dedicando un mínimo de dos minutos a cada cepillado.
  • Lo ideal es usar un cepillo de filamentos suaves para que no dañen la encía.
  • Las pastas de dientes con flúor incorporado son perfectas en estos casos, ya que previenen la formación de caries, y si son de acción prolongada mucho mejor, ya que siguen actuando incluso después del cepillado.
  • Es conveniente repasar con un hilo dental para acceder a esos huecos a los que las cerdas no llegan, y finalizar con un enjuague antiséptico siempre que sea necesario.

El tipo de alimentación también es relevante para conseguir unos dientes sanos y fuertes. Lo más básico es reducir la ingesta de azúcares, pero además conviene aumentar el consumo de lácteos, proteínas procedentes de la carne y el pescado, o legumbres. Llevar una dieta saludable no solo es bueno para la madre, sino también para el bebé.

Tratamientos dentales durante el embarazo

Sobre la opinión de someterse o no a tratamientos dentales durante el embarazo existe una gran disparidad de opiniones. Los hay que no ven problema en ello, y otros que lo desaconsejan en los primeros meses, ya que en ese periodo es cuando se forman los órganos del bebé.

Por eso, antes de someterse a cualquier tratamiento odontológico, es necesario consultarlo al ginecólogo para que lo valore en función del historial de la gestante.
Back to top