Skip to Content

Qué es y cómo se utilizan las nuevas etiquetas Nutri-Score

chica en un supermercado comprobando la etiqueta de un producto
El sistema de etiquetado Nutri-Score ha sido puesto en marcha por el Gobierno dentro de la Estrategia Nutrición, Actividad Física y Prevención de la Obesidad que se inició en el año 2004. Se utilizan 5 colores para diferenciar los alimentos en función del grado de procesamiento y de cómo afecta a la salud de los usuarios.  
 
Este método sigue los pasos de uno similar que los propios fabricantes decidieron utilizar en Francia de manera voluntaria hace algún tiempo. En España, este código de colores aún se encuentra en un periodo inicial de adaptación y aunque a priori se considera una ayuda para fomentar una alimentación saludable entre la sociedad, algunos expertos han criticado su funcionamiento alegando que puede dar lugar a error como veremos a continuación.
 

¿Qué significado tienen las etiquetas Nutri-Score?

En nuestro país, el código Nutri-Score refleja 5 colores que van desde el verde al rojo para que a simple vista los consumidores puedan tener una idea aproximada sobre la calidad nutricional del producto. El lugar elegido para colocar esta información es la parte delantera del envase y entre ambos colores extremos se encuentran también otros tonos: verde claro, amarillo y naranja. Con el objetivo de ayudar a las personas daltónicas, los distintos colores se acompañan con las letras A, B, C, D y E
 
Este sello aparece tanto en los alimentos como en las bebidas y, aunque de momento es una iniciativa que las marcas pueden adoptar voluntariamente, a partir del 2020 se convertirá en una norma obligatoria. 
 
Cada alimento, según sea considerado más o menos saludable, incluye una etiqueta con un color u otro resaltado. Para determinarlo, todos los productos tienen que superar un análisis nutricional donde la fibra, las proteínas y otros nutrientes, como las frutas y verduras, van sumando puntos. Por el contrario, el azúcar, la sal, las grasas saturadas o las calorías restan. Para obtener un resultado más fiable, se tienen en cuenta las proporciones de cada ingrediente por cada 100 gramos de producto. 
 
Con este sistema de etiquetado se puede tener una idea general de la calidad del alimento con un solo vistazo, aunque para valorar si realmente es conveniente o no, sigue siendo fundamental leer la etiqueta nutricional para comprobar cuáles son los ingredientes que lo conforman. 
 

Pros y contras de Nutri-Score España 

Una de las principales ventajas de las etiquetas Nutri-Score es que resulta bastante práctico para darse cuenta rápidamente si algo es saludable para el organismo o si puede resultar perjudicial si se toma continuamente. En muchas ocasiones, no se cuenta con el tiempo suficiente para mirar todos los ingredientes e incluso algunos son incomprensibles para algunas personas. Además, este particular semáforo se basa siempre en 100 gramos, por lo que se evitan las equivocaciones al especificar otro tipo de porciones. 
 
No obstante, algunos especialistas en nutrición afirman que este método tiene ciertas lagunas, como por ejemplo la escasa diferenciación que existe entre productos y que en el fondo son totalmente distintos en cuanto a nutrientes. Junto a ello, algunos alimentos que realmente son saludables, a través de este etiquetado reciben una mala puntuación, como es el caso del aceite de oliva con alto contenido en grasas buenas. Para reflejar este error, los refrescos light o los cereales reciben mejor puntuación que el considerado oro líquido, por lo que es importante eludir esta información que puede llegar a ser engañosa e informarse con más detalle. 
Back to top