Skip to Content

¿Funciona igual una férula dental Michigan que un protector bucal de boxeador?

boxeador colocándose un protector en la boca
Por norma general, quienes tienen bruxismo no son conscientes de ello, ya que se produce fundamentalmente durante el sueño o bien despiertos durante episodios de estrés o ansiedad. Esta afección consiste en chirriar los dientes y/o apretar la mandíbula de forma involuntaria, y las consecuencias que provoca van desde dolor de cabeza y oídos hasta contracciones en el cuello y mandíbula, e incluso caries y desgaste de los dientes.
Si sospechas que sufres de bruxismo, lo ideal es que utilices tu seguro dental -si es que lo tuvieras- para que te diagnostiquen. 
 

¿En qué consisten este tipo de férulas?

No existe un tratamiento concreto, dado que muchas veces la causa es el nerviosismo y la tensión. El único remedio para paliar las consecuencias es utilizar lo que se conoce de forma genérica como una férula dental Michigan por la noche. 
 
Se trata de una férula de descarga que se coloca sobre los dientes de la parte superior para aliviar diferentes problemas bucodentales, entre los que se encuentra el bruxismo. Estas férulas actúan evitando que los dientes rocen entre sí desgastando la dentina y poniendo en peligro su integridad. Además, al tratarse de una férula de descarga, también sirve para liberar la tensión que se acumula en los músculos de la mandíbula.
La férula dental Michigan es un aparato semirrígido que se fabrica con resina acrílica dura. Es muy importante tener en cuenta que cada paciente necesita su propio diseño, según la forma de su boca y los objetivos que se pretendan conseguir. Primero se elabora un molde con la mordida de la persona y en base a él, se desarrolla la férula para que los dientes encajen perfectamente en la misma. 
 

¿Se pueden utilizar otros protectores con el mismo fin?

Debido al coste de las férulas dentales Michigan, ha surgido en el mercado una amplia variedad de férulas más económicas e incluso otros protectores bucales que anuncian ofrecer los mismos beneficios por un precio mínimo. 
 
Es el caso por ejemplo de los protectores bucales de boxeador, que se caracterizan por ser de un material flexible. Dado que no están fabricados a medida, sólo se pueden utilizar para practicar aquellos deportes en los que la dentadura pueda correr algún peligro, pero nunca para los problemas de bruxismo. Los protectores bucales de silicona no ofrecen la amortiguación necesaria que requiere este tipo de afección bucodental, algo que puede ocasionar otros problemas para la salud o agravar los ya existentes. 
 
Aunque el precio pueda ser un hándicap, es importante recordar que no podemos utilizar como férula de descarga cualquier objeto. Debe estar debidamente fabricada y ajustada por un odontólogo, y no pueden tener las marcas de los dientes inferiores y los materiales tienen que ser duros y rígidos. Además, este tipo de férulas requieren unas revisiones periódicas para realizar los ajustes precisos según los cambios que se vayan produciendo en la boca. 
 
La vida útil de una férula dental de calidad puede llegar a ser de hasta dos años, aunque este tiempo dependerá de la gravedad del bruxismo. En cambio, otras más blandas no resisten con la misma intensidad que las recomendadas por profesionales. 
Sabiendo que no funciona de la misma manera una férula dental Michigan que un protector bucal utilizado en boxeo o en kárate, es recomendable no jugársela con la salud y elegir siempre los tratamientos que nos aconsejen los expertos en la materia. 
Back to top