Skip to Content

Primeros auxilios en un accidente doméstico

corazón rojo tirita
Tener conocimientos sobre primeros auxilios es fundamental para prevenir accidentes en casa y evitar que terminen convirtiéndose en graves. Por ello, es muy importante nuestra actitud. Debemos mostrarnos tranquilos y serenos, y actuar con orden para atender adecuadamente al herido. Este es el orden en el que debemos actuar
 
  • Proteger al accidentado (sacarlo del entorno de peligro), 
  • Solicitar ayuda externa, en función de la gravedad necesitaremos o no la presencia de un equipo de emergencias.
  • Socorrer al accidentado mientras llega la ayuda solicitada, es fundamental valorar los “signos vitales” para saber si existe una correcta perfusión de órganos, el nivel de consciencia, si existe respiración espontánea o si existe latido.
 
No olvides que tan importante es conocer técnicas de primeros auxilios, como tener un botiquín en casa o saber cuándo llamar a los servicios de emergencia.
 

Quemaduras

En caso de que se produzca una quemadura lo primero que hay que hacer es irrigar con suero fisiológico la zona, aplicar frío local interponiendo un paño entre la piel y el foco de frío y acudir a urgencias. La mayoría de las quemaduras domésticas son de carácter leve o grado I (enrojecimiento local) o moderado o grado II (ampolla local) cuyo tratamiento más frecuente es el vendaje oclusivo con pomada (normalmente sulfadiacina argéntica).
 

Intoxicaciones: existen varios tipos de intoxicación en casa, dependiendo de cuál sea su origen, el protocolo a seguir será distinto:

  • La intoxicación por monóxido de carbono, gas incoloro, inodoro e insípido producido durante la combustión, especialmente en espacios cerrados y poco ventilados. Los síntomas abarcan desde mareo, debilidad, falta de aire, aturdimiento, desorientación o náuseas. ¿Qué debemos hacer inmediatamente? Alertar al equipo de emergencia y abrir las ventanas. 
  • La intoxicación por fármacos, suele ser normalmente accidental por lo que se recomienda mantener los fármacos en sus envases o emplear los pastilleros semanales para no confundirse con la dosis. Ante el riesgo de intoxicación de este tipo deberá llamar a los servicios de emergencias. 
  • La intoxicación por productos químicos domésticos suele deberse a la ingesta accidental de productos de limpieza o a la inhalación de la mezcla de diferentes productos. Igualmente, debe ponerse en contacto con su médico lo antes posible.
 
En caso de ingestión de productos no comestibles consultaremos con el Instituto Nacional de Toxicología:  91 562 04 20 (disponible las 24 horas del día) donde nos indicarán la conducta a seguir. 
 

Atragantamiento

En caso de atragantamiento, es fundamental desobstruir la vía aérea por lo que animaremos al paciente a toser (si está consciente) y, si fuera preciso, ejecutaremos la maniobra de Heimlich compresiones torácicas a nivel infraesternal, cogiendo al accidentado desde atrás.
 

Ancianos y niños, la población más vulnerable

En los ancianos la incidencia y transcendencia de los accidentes domésticos es mayor por varios factores: están más tiempo en casa, pérdida de habilidades fisiológicas y presencia de enfermedades invalidantes. Las caídas constituyen la principal causa de lesión en ancianos, con el riesgo de fractura que ello conlleva. Por ello, se debe adaptar el entorno doméstico para evitar accidentes. La correcta iluminación a cualquier hora del día es otra de las precauciones a tener en cuenta, por ejemplo, colocando pilotos nocturnos, especialmente en el baño. También evitaremos las alfombras y pondremos adhesivos antideslizantes en el plato de la ducha junto con una agarradera. 
 
En cuanto a la población infantil la incidencia por orden de importancia de los accidentes domésticos sería: caídas y traumatismos, intoxicaciones, quemaduras y ahogo. Especial relevancia tiene controlar el tamaño de los juguetes, si son menores de 3 cm el riesgo de ingestión y ahogo es muy alto. También, evitar dejar las ventanas abiertas o poner fuera del alcance de los niños productos de limpieza o medicamentos. Otras medidas generales serían la protección de las estufas, radiadores, enchufes, esquinas de las mesas y muebles, cables e instrumentos eléctricos.
Back to top