Skip to Content

Síntomas del estrés visual

estrés visual

El estrés visual, o astenopia, puede definirse como la tensión que se origina por la excesiva demanda visual en largos periodos de tiempo y que puede tener lugar de forma permanente o transitoria. Suele producirse por varios factores, entre ellos, porque no se estén siguiendo unas pautas ergonómicas correctas. Suele afectar a personas que, por ejemplo, pasan muchas horas delante del ordenador y someten a los ojos a un estrés continuo, y de pronto, se dan cuenta que la agudeza visual no es la correcta, ya que la sensación que tienen visualmente es de incomodidad, sobre todo, cuando se está fijando la vista en distancias cortas. Sin embargo, aunque esta es la causa más frecuente, los síntomas del estrés visual también afecta a personas que son aficionadas a la lectura o a actividades similares y que se llevan a cabo con una visibilidad insuficiente.

Las señales de que una persona sufre estrés visual dependerán de ésta y de la circunstancia en la que se encuentre, pero puede manifestarse en forma de visión doble o borrosa, cansancio ocular, enrojecimiento de los ojos, escozor, aumento de la secreción de lágrimas, disminución de la agudeza visual y dolor de cabeza. 

Para reducir los síntomas del estrés visual, sobre todo en lo que al mundo laboral se refiere, los expertos se centran en cumplir una serie de pautas ergonómicas. En este sentido, la silla debe poder regularse tanto en altura como en la alineación del respaldo para que la espalda se mantenga recta y la inclinación de la superficie de trabajo debe ser de 25 grados aproximadamente con respecto a la superficie horizontal. Por otro lado, ya que los síntomas aparecen sobre todo en trabajos que se realizan de cerca, hay que tener muy en cuenta la distancia a la pantalla, preferiblemente de unos 40 centímetros, así como la iluminación general que debe ser, si es posible, natural y con una iluminación directa al puesto de trabajo tres veces más intensa que la luz general. 

Un aspecto muy importante para reducir los síntomas del estrés visual es realizar los descansos adecuados. Los expertos indican, para reducir la fatiga ocular, descansar un mínimo de un minuto por cada hora, aunque lo idóneo para nuestra salud es hacerlo cada quince minutos. En estos cortos espacios de tiempo, es recomendable enfocar algún objeto que se encuentre en la distancia.

Back to top