Skip to Content

¿Existen pruebas para las que necesito autorización previa?

El seguro médico te protege, según la amplitud de coberturas contratadas y las condiciones generales y particulares de tu contrato, de las dolencias que puedas sufrir en un momento determinado. Sin embargo, es tu obligación conocer los procesos a seguir señalados en el condicionado para acceder a ciertas prestaciones. Es decir, debes saber responder a preguntas como ¿existen pruebas para las que necesito autorización previa?

En este caso te adelantamos que la respuesta, en la mayoría de los casos, es afirmativa. Existen pruebas diagnósticas, tratamientos e intervenciones que debes solicitar previamente. Según la compañía será un requisito indispensable en coberturas como rehabilitación y fisioterapia, ingresos hospitalarios, intervenciones quirúrgicas, pruebas genéticas, logopedia y foniatría, pruebas diagnósticas no habituales, o tratamientos especiales como cardiología u oncología, entre otros.

Las compañías especializadas, cuando existen pruebas para las que necesito autorización previa, te ofrecen diferentes vías para que puedas realizar el trámite de la forma más cómoda para ti, en cualquier lugar y en cualquier momento del día. Así, es posible solicitar una autorización a través de teléfonos de atención al cliente, en cualquiera de las oficinas de la aseguradora y, además, a través de la página web. Algunas compañías también ofrecen la opción de solicitarlas vía fax o por correo electrónico.

Una vez finalizado el trámite, la aseguradora te facilita un documento de autorización que debes presentar al médico responsable al que va destinado. Por otro lado, los seguros de salud incluyen algunas garantías para las que, por regla general, no necesitan solicitar una autorización, como suele pasar en el caso de la mayoría de consultas, análisis clínicos básicos, radiología simple, ecografías o citologías.

Y es que existen varios motivos por los que existen pruebas para las que necesito autorización previa. Se establecen para controlar que las garantías a las que quiere acceder el cliente están incluidas en su póliza, para comprobar que el cliente se encuentra correctamente dado de alta, sin cuotas pendientes o sin haber superado los límites de su seguro, o para detectar si se trata de una prueba relacionada con una enfermedad que ya existía antes de darse de alta en su seguro médico.

Back to top