Skip to Content

Diferencias entre miopía y astigmatismo

diferencias miopía astigmatismo

Los problemas de visión, en concreto los trastornos de la refracción, son dolencias frecuentes en la población española, aunque a veces es difícil relacionar sus causas y sus síntomas con la enfermedad que realmente tenemos. Por este motivo, os mostramos las principales diferencias entre miopía y astigmatismo. 

Las características más importantes de la miopía son:

  • Está causada porque los globos oculares tienen un diámetro mayor o porque la curvatura de la córnea es excesiva.

  • En la miopía los rayos que entran al ojo forman su imagen delante de la retina y, por lo tanto, la imagen se presenta borrosa.

  • La vista borrosa afecta únicamente a objetos lejanos.

  • Suele manifestarse en la infancia y se estabiliza con la edad.

En cuanto al astigmatismo, las personas que padecen esta dificultad visual tienen en común los siguientes aspectos:

  • El astigmatismo se produce por una curvatura irregular de la córnea. 

  • La imagen siempre es borrosa, independientemente de la distancia de los objetos.

  • El enfoque de la imagen tiene lugar delante o detrás de la retina. 

  • Puede desarrollarse a cualquier edad.

Y es que la principal función del ojo es enfocar la imagen que percibe la retina para que posteriormente esta información sea trasladada al cerebro. 

Las diferencias entre miopía y astigmatismo también están presentes en los síntomas que muestran cada una de las dolencias. En el primer caso, pueden tener lugar los siguientes:

  • Fatiga visual, dificultad para ver con nitidez objetos lejanos.

  • Dolores de cabeza.

  • Entrecerrar los ojos para ver con nitidez los objetos situados a una distancia mayor.

  • Estrabismo.

  • Tensión ocular.

Y, en las personas que tengan astigmatismo, lo más común es que se cumplan los siguientes: 

  • Vista borrosa, dificultad para distinguir detalles. 

  • Dolores de cabeza.

  • Excesiva sensibilidad a la luz.

  • Visión doble.

  • Entrecerrar los ojos para enfocar la imagen.

Además de las diferencias entre miopía y astigmatismo, es importante destacar que tienen en común que, a día de hoy, es posible corregirlas. De hecho, los seguros de salud suelen incluir coberturas, obligatorias u opcionales, para la cirugía de estas dolencias, así como de la hipermetropía o la presbicia.

Back to top