Skip to Content

Principales trastornos del sueño

trastornos sueño

El tiempo actual es rico en estrés y situaciones de ansiedad, factores determinantes en la aparición de los principales trastornos del sueño. Un alto porcentaje de la población tanto adulta como infantil sufre problemas e incluso patologías relacionadas con el sueño como el insomnio o la narcolepsia.

Aunque tanto causas como factores son múltiples y variados, los principales trastornos del sueño pueden agruparse en cuatro grandes conjuntos:

1.- Los relacionados con permanecer dormido durante los periodos de descanso y conciliar el sueño.

El más conocido y popular de los trastornos incluidos en este primer grupo es el insomnio, un mal común en las sociedades modernas alimentado por el estrés y la ansiedad de las grandes ciudades, sobre todo. Puede darse de manera recurrente, esporádica o crónica.

2.- Los problemas para permanecer despierto durante el día o las jornadas de vigilia comunes.

Uno de los síntomas más repetidos en una gran variedad de patologías es la falta de capacidad para permanecer despierto. Entre ellos, estas enfermedades que empeoran seriamente la capacidad para mantenerse en vigilia, están el hipertiroidismo, la narcolepsia o la fibromialgia. Las personas con obesidad también suelen sufrir este tipo de trastorno de sueño diurno.

3.- Dificultades para mantener hábitos de sueño y horarios continuos. 

Muchas personas padecen trastornos del sueño que les impiden lograr una rutina de sueño regular y saludable, lo que les ocasiona grandes problemas sociales, psicológicos y físicos. Este conjunto de trastornos son más comunes en trabajadores con horarios rotativos y/o discontinuos, o en personas obligadas a viajar y cambiar de zonas horarios de forma habitual. 

4.- Actitudes no conscientes que interrumpen el sueño de forma cotidiana o disminuyen su calidad.

El sonambulismo o los terrores nocturnos infantiles se incluyen en esta categoría de trastornos del sueño. Son actitudes inusuales para los tiempos de sueño y descanso como hablar, actuar… que los sujetos realizan de forma inconsciente pero que, en principio, emporan su calidad de sueño y descanso.

Los principales trastornos del sueño pueden tratarse y aunque algunos son difíciles de eliminar, siempre pueden paliarse sus consecuencias. Lo primero es recurrir a los servicios de medicina general del seguro de salud contratado que remitirá a los especialistas pertinentes y/o realizará las pruebas oportunas para lograr un diagnóstico y poner en marcha un tratamiento efectivo contra el trastorno del sueño determinado.

Back to top