Skip to Content

¿Mi seguro de salud cubre lesiones por crossfit?

Una pareja realizando flexiones
Cada vez un mayor número de personas practica deporte. A la hora de realizar ejercicio, acudir a un gimnasio es una de las prácticas más comunes. Esta estancia permite disponer de un amplio número de máquinas, supervisión de un especialista y un ambiente que ayuda a mantenernos activos. Últimamente, los centros deportivos han diversificado su oferta con clases de pilates, yoga o crossfit. El crossfit se trata de un sistema de entrenamiento relativamente nuevo pero que va ganando adeptos por su dinámica y por los buenos resultados que produce. Analicemos qué es exactamente el crossfit y cómo podemos estar cubiertos ante eventuales lesiones causadas por su práctica.
 
El crossfit es definido como un entrenamiento funcional de alta intensidad. Se vale de una gran cantidad de ejercicios y disciplinas deportivas combinadas con diferentes entrenamientos. El éxito de esta práctica es que consigue realizar múltiples deportes de una forma divertida. Suele realizarse en grupo, por lo que es normal que surja camaradería entre los participantes, provocando un apoyo que hace que el ejercicio no sea monótono.
 
En un principio, el crossfit era usado en academias militares y deportistas de élite. Sin embargo, una de las claves es que puede ser adaptado a toda la población y el programa puede rediseñarse para que sea igualmente practicado por profesionales o por personas de edad avanzada. De este modo hay diversos niveles de intensidad específica para cada individuo y se consigue que se desarrollen las diez capacidades físicas generales, que son la potencia, la velocidad, la flexibilidad, la coordinación, la fuerza, la agilidad, el equilibrio, la precisión, la resistencia energética y la cardiovascular.
 
Gracias a sus múltiples ventajas, el crossfit se ha popularizado entre la gente a la que le gusta practicar deporte. Sin embargo, hay que estar siempre precavidos ante posibles lesiones. La alta intensidad que requiere practicar este tipo de entrenamiento hace que puedan causarse problemas físicos. Es por esa razón por la que es necesario analizar hasta qué punto estamos cubiertos ante imprevistos.
 
Una cláusula frecuente en los seguros de salud indica que: “La asistencia sanitaria y/o los gastos médicos derivados de las consecuencias de la participación del Asegurado en carreras o apuestas y las producidas por la práctica como profesional de cualquier deporte, así como por la práctica como aficionado en actividades aéreas, submarinismo con  uso de pulmón artificial, boxeo, escalada, carreras de vehículos de motor, incluidos los entrenamientos, espelelogía, toreo, encierro de reses y cualquier otra actividad de riesgo análogo”.
 
Por otro lado, hay algunas prácticas deportivas que deben de estar cubiertas por ley. De esta manera, la participación en carreras populares de larga distancia, aquellos acontecimientos que tienen lugar en una vía pública durante un periodo superior a un día, o las competiciones reguladas por federaciones han de estar aseguradas. De igual manera los corredores en competiciones automovilísticas, cazadores, pescadores o buceadores tienen que contar con un seguro específico que cubra dicha práctica. 
 
Aun así, depender de los seguros propios de la organización de eventos deportivos puede servir en casos muy puntuales, pero no en el día a día. Si entrenas a diario, ya sea crossfit o cualquier otra disciplina, en el gimnasio, en casa o al aire libre, lo más recomendable es que tengas una póliza de salud para ti. Los Seguros de Salud MAPFRE ponen a tu disposición un amplio cuadro médico especializado para atenderte ante cualquier dolencia derivada o no de tus entrenamientos.
 
Podemos resumir entonces que el crossfit es una gran manera de entrenar de forma intensa muchas áreas deportivas. Además, es ameno y adaptable a las cualidades físicas de cada persona, por lo que es idóneo para estar en forma, siempre que tus condiciones físicas y tu estado de salud te permitan practicarlo.
Back to top