Skip to Content

Antes de contratar un seguro para bicicletas, mira

Ciclista con casco y camiseta reflectante cubierta con mochila
Un estilo de vida más verde, la tendencia a evitar el consumismo y vivir de forma más natural, o la necesidad de ahorrar con el medio de transporte más económico que hay…existen muchas razones para usar la bicicleta para todos nuestros desplazamientos, pero eso no está exento de sufrir ciertos riesgos que puedes prevenir con un buen seguro para bicicletas
 
Un seguro imprescindible 
 
Aunque 7 de cada 10 accidentes tienen lugar en las ciudades, la mayoría de las muertes por accidente de ciclistas se dan en vías interurbanas, donde los usuarios de bicicletas comparten vías con otra clase de vehículos. Y estos accidentes suponen la quinta parte del total de siniestros con víctimas mortales en todo el mundo. 
 
Las causas de estos accidentes son las distracciones, la inexperiencia, el consumo de estupefacientes o el conducir en estado de embriaguez, el malestar físico o la velocidad inadecuada.  
 
El desconocimiento de las medidas de seguridad podría ser la razón por la que, aunque el 40% de las lesiones graves e incluso mortales producidas por accidentes en ciclistas se producen en la cabeza, solo el 15% de ellos lleva casco. 
 
Y un dato aún más hiriente: en el 60% de los accidentes en los que está involucrado un ciclista, éste no tiene la culpa. Los puntos ciegos de otros conductores, las curvas con cambios de rasante o una actitud de falta de respeto son los responsables de esta cifra tan desoladora. 
 
Coberturas que no hay que olvidar
 
Los seguros de bicicletas tienen sus propias características especiales, pero si hubiera que elegir las más significativas, serían:
 
- Responsabilidad civil, para cubrir daños o desperfectos sobre otras personas, peatones u otros conductores.  
- Robo, porque algunas bicicletas, sobre todo de determinadas marcas y acabados, pueden suponer una inversión fuerte que deberíamos proteger.
- Asistencia en viaje, para los desplazamientos por carretera.
- Daños por lesiones, para cubrirnos tanto a nosotros como a un posible ocupante.
- Defensa legal y orientación médica telefónica. 
 
En el caso de las bicicletas compartidas, como el madrileño servicio BICIMAD, suelen contar con su propio seguro de accidentes. 
 
Si lo que prefieres es una bicicleta eléctrica, también puedes encontrar seguros a tu medida, siempre que esté homologada para su uso:
 
- Alcanza una velocidad máxima con asistencia de 25 kilómetros hora
- Pesa menos de 40 kilos
- La asistencia (el motor) solo se activa al pedalear
- Sin presencia de acelerador
- Usa timbre clásico
- Potencia máxima de 250W
 
Circulación segura para ciclistas
 
- Llevar casco no solo es obligatorio, sino que puede ahorrarte muchas lesiones o incluso salvarte la vida. 
- Ponte ropa llamativa, incluso reflectante, para que sea fácil identificarte de día y de noche. Y añade una luz blanca delantera y una luz roja trasera a tu bicicleta.
- Circula por el área destinada a los ciclistas. En el portal de la DGT puedes consultar y aprender la normativa vigente según los tipos de vía.
- Si puedes, pedalea en grupo. Juntos seréis más visibles, apoyaréis vuestras maniobras y pueden suponer un apoyo para ti en el caso de que tengas poca experiencia con la bici.
- Señaliza tus próximas acciones con el brazo para que seas visto por el resto de conductores. 
- Si llevas algún niño, POR FAVOR, utiliza un sistema de retención homologado y ponle un casco que también esté homologado.
- Y, sobre todo, ¡disfruta del paseo!
Back to top