Skip to Content

¿Viajas a un país en guerra? Contrata un seguro de viaje adecuado

Viajero con mochila saca un papel del bolsillo trasero del pantalón
Si viajas a Finlandia o a Grecia es probable que puedas contratar el mismo seguro de viaje en cuanto a zona geográfica; sin embargo, si tienes como destino países en guerra, con riesgo de terrorismo o altamente peligrosos,  necesitas otro tipo de póliza e incluso, cabe la posibilidad de que las compañías aseguradoras no puedan comprometerse a proteger tu viaje de forma completa.
 
Para elegir un seguro de viaje adecuado y que sea útil durante tu periplo, tienes que tener en cuenta tres factores que van a definir tu tipo de viaje.
 
Ámbito geográfico
 
A  nadie se le escapa que por muchas razones no es lo mismo hacer un viaje nacional, que uno internacional, transoceánico o europeo. Por otra parte, no es igual tener un solo destino definido, que iniciar una escapada sin rumbo fijo o asegurar un viaje de largo recorrido con paradas en distintos destinos, países y/o ciudades. 
 
El seguro de viaje que elijas debe ser válido en la zona o zonas a las que vas a viajar y si existen excepciones o espacios sin cubrir por la póliza, es esencial que lo sepas para actuar en consecuencia. Puede darse el caso de que la póliza cubra la mayor parte de los países, pero exista una exclusión en una zona muy concreta o puede ser que solo sea alguna cobertura determinada la que quede invalidada en un punto. Todos estos detalles están recogidos en la póliza, revísala al detalle. 
 
Informa a tu aseguradora de cuál es tu destino o destinos, tanto principales, como secundarios e incluye, las posibles excursiones que vayas a hacer en la zona para estar al tanto de lo que tienes cubierto de forma concreta en cada lugar. Si no quieres correr riesgos,  atiende sus recomendaciones y evita los espacios que la propia aseguradora no acepte como seguros.
 
  • Finalidad del viaje
 
Ocio, vacaciones, negocios, tareas humanitarias… las razones para un viaje son muchas y determinan el tipo de seguro de viaje que debes contratar, ya que sus coberturas, servicios y asistencias deben responder a tus necesidades concretas que no serán las mismas, si vas de viaje por placer que si vas por negocio.
 
Es importante ser concreto y sincero con la compañía aseguradora respecto al motivo de viaje, pero también al tipo de actividades que tengas previsto desarrollar en destino: deportes de riesgo, excursiones a zonas limítrofes, participación en conferencias o actos formativos, caza y pesca. La compañía te ofrecerá el seguro más adecuado para cubrir todos los riesgos y cualquier situación derivada de este tipo de actividades, basándose en su profesionalidad y experiencia.
 
La variedad de pólizas existentes te permitirá encontrar una que se ajuste lo más posible a la finalidad de tu viaje y al tipo de actividades que tienes o quieres hacer en destino. No renuncies a tus prioridades ni necesidades y confía en la experiencia y recomendaciones de las aseguradoras que diseñan sus productos de acuerdo a demandas de los usuarios.
 
  • Necesidades especiales
 
No te quedes sin consultar cualquier duda que te surja antes o durante la contratación de un seguro de viaje, además de las condiciones generales de la póliza, repasa las particulares y no te preocupes, si necesitas garantías adicionales o extraordinarias, siempre que manifiestes tu necesidad a la aseguradora, tu gestor te ofrecerá la mejor forma de cubrirla.
 
Viajar con niños, con mascotas, transportar material delicado o muy valioso, son solo algunas de las situaciones que pueden contemplarse como necesidades especiales y concretas. Ten en cuenta que la edad de los asegurados, por ejemplo, influye. Para que puedas viajar con un seguro que te ofrezca garantías, tienes que facilitar a las aseguradoras todos los datos relevantes para que diseñen un contrato a tu medida.
 
Las coberturas básicas de los seguros de viaje incluyen asistencia a personas, equipajes, demoras o accidentes personales, pero la mayor parte de las entidades ofrecen a sus clientes un amplio abanico de posibilidades para ampliar y adaptar estas asistencias, según sus necesidades concretas.
 
Cuando prepares tu viaje, ten en cuenta que no solo un país en guerra declarada puede ser un destino peligroso para viajar, el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación español recuerda: “En estos momentos ninguna región del mundo y ningún país están a salvo de posibles actos terroristas. El deterioro de la situación de seguridad y el aumento de la amenaza terrorista internacional en gran parte del mundo ha incrementado el riesgo real de que ciudadanos occidentales puedan ser objeto de un atentado o un secuestro”. 
 
Las recomendaciones institucionales varían para cada destino y son cambiantes, pero la contratación del seguro adecuado suele ser un consejo repetido para muchas zonas. Debes ser consciente de que hay ámbitos geográficos con restricciones propias o con exigencias muy concretas para permitir la entrada en sus territorios por lo que es imprescindible que te informes siempre de forma concreta y segura de requisitos y obligaciones que impone a sus visitantes el país de destino.
 
Contratar un seguro de viaje es la forma más adecuada para cubrir riesgos y eventualidades comunes como retrasos o accidentes personales, pero cuando se trata de viajar a zonas peligrosas por guerra; la prudencia y la precaución deben ser extremas por lo que es imprescindible observar todas las recomendaciones oficiales y conocer al detalle: asistencias, coberturas y formas de actuar en cada una de las situaciones que tu póliza cubre.
Back to top