Skip to Content

Si uno de los novios cancela la boda, ¿el seguro lo cubre?

novios de muñeco
En ocasiones, la vida es imprevisible. Puede darse el caso de que un evento, como una boda, que se planifica con bastante antelación, salga a la perfección o que por el contrario surja algún que otro contratiempo tanto antes como durante el festejo, o que incluso no se llegue a celebrar por decisión de la pareja. 
 
Para intentar tenerlo todo bajo control en un acontecimiento de estas características, en los que normalmente las personas invierten mucho dinero, una buena opción es contratar un seguro de cancelación boda. Así, si el enlace se cancela por motivos ajenos a los novios, la compañía aseguradora devolverá el dinero que se haya invertido para los preparativos. 
 
Así como un concierto o cualquier otro evento, se corre el riesgo de una cancelación. Entre las principales causas de esta situación en una boda que cubren este tipo de seguros, se encuentran por ejemplo el fallecimiento o enfermedad de alguno de los contrayentes, padres o testigos; inclemencias del tiempo, problemas en el lugar de la celebración o con los proveedores de alguno de los servicios, etc. 
 
Probablemente te estés preguntando si de esta forma se pueden exigir responsabilidades a la expareja en el caso de que la relación hubiera terminado antes de celebrarse el evento. Por muy fuerte que sea el motivo de la ruptura, por norma general estos seguros no cubren la cancelación por esta causa. 
 

Coberturas de los seguros de boda

Contratar un seguro de boda es una decisión totalmente personal, aunque teniendo en cuenta la gran cantidad de preparativos que hay que organizar y el desembolso económico que ello supone, nunca está de más contar con un respaldo para afrontar posibles imprevistos. 
 
Entre las principales coberturas que ofrecen estos seguros se encuentran: 
 
- Cancelación de la boda, ya sea civil o religiosa. Si por algún motivo el enlace no se llega a celebrar, los novios pueden recuperar el dinero hasta el límite que se haya contratado en la póliza, incluyendo los gastos de vestido, fotógrafo, restaurante, flores, etc. 
 
- Indemnización cuando algún proveedor contratado no cumple con su servicio. 
 
- Protección frente al extravío o daños en los trajes de los novios y de los padres, ya sean alquilados o comprados. 
 
- Reorganización de la boda en otra fecha o lugar diferentes. 
 
- Cobertura en caso de pérdida o daños por accidente, incendio o robo de los regalos de boda.
 
- Protección de otros elementos sumamente importantes en una boda, como los anillos, la tarta o los regalos para los invitados. La compañía aseguradora se hace cargo de los gastos si éstos se pierden o sufren algún percance.
 
Si estás organizando tu boda y llevas mucho tiempo esperando este momento, querrás que ese día sea inolvidable. Así, es recomendable hacer cuentas y valorar si el precio de un seguro de boda te compensa la inversión realizada en caso de que surja cualquier problema. 
Back to top