Skip to Content

Intercambio de casas por vacaciones

Mujer con maleta y mochila andando por una calle.
La proliferación de páginas web y apps que permiten el intercambio de casas para pasar vacaciones demuestra que no se trata de una moda pasajera, sino de una alternativa que cuenta con muchos seguidores y de la que muchos viajeros se declaran asiduos. Las ventajas de esta modalidad de alojamiento turístico ayudan a entender su rápido y mantenido éxito.
 
Economía
 
El reclamo del ahorro es fundamental en el turismo colaborativo y en concreto, en el caso de los alojamientos. Por lo general, el intermediario agencia o empresa de viajes, se elimina por completo y aunque algunas plataformas cobran por sus servicios de puesta en contacto de interesados en intercambiar casas por lo general, suele ser una alternativa más económica frente a un hotel o un alquiler tradicional.
 
Experiencia única y cercana
 
Los seguidores de la cultura del intercambio de casa aseguran que la riqueza cultural que se logra con este tipo de alojamiento nada tiene que ver con las formas tradicionales y más frías, como la habitación del hotel. Estos sistemas se rigen por anfitriones que ofrecen sus casas y como plus, se prometen a sus inquilinos disfrutar de su ciudad “como una habitante más”. La inmersión cultural que se obtiene al residir durante las vacaciones en la casa de otra persona es mucho más cercana que a la que se puede aspirar en un hotel. Las casas particulares no suelen estar en zonas estratégicas para el turismo, sino en barrios donde es más posible conocer el día a día normal de un lugar.
 
Lugares con encanto
 
Los hoteles pueden ofrecerte muchas comodidades y ventajas, pero salvo en los establecimientos de gama muy alta, lo normal es que tengas que conformarte con residir durante tus vacaciones en una habitación. El intercambio de casas ofrece la posibilidad de vivir durante tu escapada en una casa completa de la forma y con las comodidades que prefieras, ya que actualmente hay una gran y variada oferta de viviendas para intercambiar: pisos, casas rurales o de campo, apartamentos de playa o grandes mansiones, depende de lo que necesites y busques.
 
Sin limitaciones geográficas
 
Hoy el intercambio de casas se practica en todo el mundo, las principales plataformas del sector operan en todos los países del globo que te puedas imaginar y casi seguro que en alguno más que ni te imaginabas, con la gran ventaja de que si buscas un lugar para descubrir lejos de los puntos calientes de turismo, seguro que encontrarás viviendas particulares en las que alojarte de manera mucho más sencilla que establecimientos hoteleros clásicos que pueden no haberse construido o no poderse ni siquiera edificar en ciertos enclaves.
 
Las ventajas de buscar un alojamiento particular para las vacaciones son evidentes, pero no pierdas de vista que también existen ciertas limitaciones y algunas precauciones que debes tomar, tanto si vas intercambiar, como si solo vas a alquilar o has pensado en ofertar tu vivienda en una de estas plataformas. La legalidad de esta opción y sus garantías son los dos temas que más dudas despiertan.
 
No todas las opciones que se cobijan bajo el nombre genérico de trueque de inmuebles presentan las mismas condiciones ni modalidades. De manera general, puedes encontrar: intercambio de una casa por otra, cesión de vivienda particular a cambio de dinero y alojamiento gratuito y solidario. Cada una de estas modalidades presenta, interpretaciones y legalidades muy diferentes.
 
Trueque de casas entre particulares 
 
Se trata de un intercambio en el sentido completo y estricto, y varias plataformas posibilitan este trueque que resulta legal siempre que seas el propietario de la casa que cambias o tu casero te permita este tipo de posibilidades. No hay intercambio económico por parte de los participantes que acuerdan el cambio de viviendas por un tiempo determinado y  a título personal.
 
Alquilas tu casa por dinero
 
Esta modalidad de renta de una vivienda habitual por vacaciones es la que más se ha desarrollado y precisamente la que más barreras legales y oposición en el sector del turismo ha encontrado. En muchas ciudades, los ayuntamientos ya  regulan este tipo de intercambio y es necesario que los anfitriones cumplan con una serie de requisitos. De momento, web como Airbnb funcionan con garantía  y suman usuarios por millones en todo el mundo. Tanto si quieres alquilar tu casa a cambio de dinero, como si vas a usar este tipo de servicios, es interesante que consultes la normativa municipal para evitar ilegalidades y problemas.
 
Alojamiento gratuito
 
Existe la posibilidad de encontrar camas o sofás en casas particulares en las que puedes dormir gratis, se trata de un movimiento totalmente solidario y cercano que busca aproximar personas y culturas a través de los viajes. En estos casos, lo más normal es que el anfitrión no done toda su casa, sino una habitación o un espacio concreto de la misma, mientras el sigue en su casa. Las personas aventureras, jóvenes y muy viajeras suelen ser los usuarios mayoritarios de esta fórmula de alojamiento que suma convivencia a la experiencia de viajar y que no presenta problemas legales.
 
Antes de lanzarte al intercambio de casas, es importante que tengas en cuenta un último detalle: garantía, tanto si vas a ofertar tu vivienda en una plataforma de intercambio, como si has pensado reservar alojamiento vacacional. Lo mejor es que seas precavido y recurras a sitios populares y con referencias, presta atención a los deberes y obligaciones en cada caso para no encontrarte con desagradables sorpresas que pueden estropear tus vacaciones o poner en riesgo tu casa, según si decides ser anfitrión o huésped, o ambas cosas.
 
El turismo colaborativo es una alternativa y si buscas ahorrarte en disgustos o imprevistos, nunca salgas de casa sin incluir en tu equipaje de mano, un Seguro de Viaje MAPFRE adecuado a tus necesidades y que se adapte a las características de tu escapada.
Back to top