Skip to Content

¿Puedo negarme a recibir vacunas para viajar?

Aguja de vacunación sobre un mapa
En primer lugar, hay que considerar que cada zona terráquea es más proclive a distintas enfermedades. Para habitantes procedentes de otras latitudes esto puede suponer un problema de salud y por esa razón en algunos casos se ha tomado la medida de imponer la vacunación obligatoria a aquellas personas que desean visitar un determinado lugar. Las vacunas inyectan un virus muy debilitado en el organismo del receptor con el objetivo que su sistema inmunológico cree las defensas necesarias para hacerle frente y de esta manera que esté preparado por si en el futuro el virus totalmente desarrollado decide atacar el cuerpo. En un porcentaje muy pequeño de casos, las vacunas pueden tener efectos secundarios. De igual modo el sistema de vacunación cambia a lo largo del mundo y hay países que subvencionan su aplicación mientras que en otros es la persona que viaja la que tiene que correr con los gastos. En el caso español se trata de un sistema mixto.
 
En la gran mayoría de los países existen vacunas recomendadas, en las que se aconseja que el viajero se vacune previamente antes de visitar una zona potencialmente peligrosa, pero cuyo carácter no es obligatorio. Sin embargo, en casos concretos sí que existe una legislación que hace imperativo la vacuna a un determinado virus antes de entrar. Cuando sucede esta premisa, el interesado debe de acudir a un Centro de Vacunación Internacional autorizado y aprobado por la Organización Mundial de la Salud y, una vez vacunado, solicitar el Certificado Internacional de Vacunación, el cual será la muestra de que se han llevado a cabo los trámites necesarios. Si una persona con billete y visado en regla se olvida de vacunarse corre el riesgo que las autoridades receptor no le permitan la entrada al país. 
 
Actualmente las vacunas que son obligatorias según el reglamento internacional son:
 
- Fiebre amarilla. Se transmite por la picadura de un mosquito y tiene peligro de contagio en África y América del Sur. Su validez es de 10 años y necesita 10 días desde la primera dosis para hacer efecto, por lo que no hay que dejarla para el último día antes de viajar.
- Meningitis Meningocócica. Esta vacuna es obligatoria para todos los extranjeros que visitan la Meca, por lo que anualmente millones de musulmanes son vacunados contra esta enfermedad.
- Poliomielitis. En algunos de los países donde no se encuentra esta dolencia pueden exigir a ciudadanos procedentes de países con presencia del virus que se vacunen previamente a la obtención del visado.
 
Estas son las tres vacunas obligatorias a nivel mundial y cuya inyección es ineludible si se quieren visitar determinados países. Sin embargo, también hay otra lista de vacunas recomendadas en las que recae en el viajero la decisión. Algún ejemplo son el cólera (que se transmite por el agua y alimentos contaminados en las zonas de África, sudeste asiático y Sudamérica), fiebre tifoidea (vacuna que puede ser tomada oralmente o mediante inyección), Hepatitis A, Hepatitis B, poliomielitis (considerada como Evento de Salud Pública de Importancia Internacional en 2014) y la rabia.
 
La salud es muy importante y es preciso que -si viajas a un país exótico- uno de tus preparativos sea comprobar qué tipo de enfermedades se desarrollan en la zona y cómo prevenirlas. De igual modo tienes que tener en cuenta tu caso particular y las actividades que pretendes realizar, pues hay rangos de edad y trabajos más propensos a determinadas enfermedades víricas. Otro aspecto muy aconsejable es contratar un Seguro de Salud MAPFRE y un Seguro de Viaje MAPFRE que te cubra en caso de que necesites asistencia médica o surjan otros problemas relacionados con tu travesía.
Back to top