Skip to Content

¿Cómo es un seguro de bicicletas?

Ciclista con casco y camiseta reflectante cubierta con mochila

Hoy en día, las bicicletas tienen una importancia notable en los desplazamientos diarios, sin olvidar las salidas para practicar ciclismo. Los motivos son principalmente llevar un estilo de vida más saludable y ahorrar en los trayectos. Por ello, es fundamental disponer de un seguro de bicicletas que incluya algunas coberturas básicas.

Al contrario de lo que sucede en otros casos, la contratación de esta póliza no es obligatoria para circular. Sin embargo, esta práctica implica una serie de riesgos, sobre todo cuando los desplazamientos se realizan con otros vehículos de motor.

Coberturas de los seguros para ciclistas

Para moverse pedaleando con una mayor tranquilidad, es aconsejable personalizar la póliza con las garantías que mejor se adapten a las necesidades de cada ciclista:

  • Robo de la bicicleta: el usuario recibe una indemnización si la sustracción se produce en la vivienda habitual o secundaria, así como en las dependencias o trastero y en el exterior. Además, la bicicleta debe estar sujeta a un candado homologado.
  • Responsabilidad civil extracontractual: esta garantía cubre la responsabilidad civil como persona privada durante el uso de la bicicleta.
  • Defensa jurídica: se trata de asistencia especializada en caso de sufrir reclamaciones y reclamación de daños.
  • Servicio de orientación médica telefónica: gracias a este servicio, el asegurado puede realizar las consultas sobre salud que necesite.
  • Servicios adicionales de pago por uso a precios más bajos que el mercado:
    • Estudio biomecánico de la pedalada: Este servicio abarca el análisis de la potencia de las piernas, la pisada, la filmación en alta velocidad, etc.
    • Fisiología del esfuerzo: Posibilidad de realizarse una ergometría, así como acceso a un especialista para su interpretación.

La importancia de la cobertura de accidentes

Dentro de los seguros para viajar en bicicleta, la cobertura de accidentes del ciclista es una de las más importantes. Gracias a ella, se cubre el pago de una serie de indemnizaciones por los daños corporales sufridos por el asegurado como consecuencia de un siniestro durante la práctica no profesional del ciclismo.

En este supuesto, se entiende por accidente la lesión corporal que se derive de una causa violenta, súbita, externa y ajena a la intencionalidad del ciclista. Si ocurre dicha circunstancia, aplican las siguientes garantías:

  • Hospitalización quirúrgica: el asegurado podrá recibir una indemnización de 20€ por día de hospitalización hasta un máximo de 90 días al año por una intervención quirúrgica debido a un accidente realizando ciclismo no profesional.
  • Fallecimiento: de esta forma se protege al beneficiario frente a la muerte por accidente del asegurado, hasta el límite establecido.
  • Invalidez permanente: incluye una indemnización máxima de 12.000 euros en función del baremo de lesiones establecido.
  • Cirugía reparadora: el asegurado puede recibir una indemnización por los gastos médicos en caso de que, a consecuencia de un accidente ciclista, le resulte dañada o deformada la superficie corporal, con un límite máximo de 4.500 euros.

Junto a la protección de este tipo de pólizas, no hay que olvidar llevar casco siempre, ya que puede salvar la vida en muchas situaciones. Asimismo, conviene ponerse ropa llamativa, incluso reflectante para ser fácilmente identificable a cualquier hora del día y añadir una luz blanca delantera y otra roja trasera en la bicicleta.

Back to top