Skip to Content

Cuidados básicos de tu embarcación en invierno

varios barcos amarrados protegidos con lonas

Antes de guardar el barco para que pase a resguardo los meses de invierno, es fundamental realizar una serie de cuidados y reparaciones. Es el momento idóneo para solventar los pequeños desperfectos o fallos, así como prepararlo para que cuando llegue la época de buen tiempo de nuevo, lo encontremos en un perfecto estado.

Una de las cuestiones que debemos plantearnos en este momento es si es preferible dejar la embarcación en el mar o asegurada en tierra firme. Aunque es cierto que en un principio es más aconsejable sacar el barco del agua si va a transcurrir mucho tiempo sin usarse, en el caso de que esté fabricado con madera, para que ésta no se estropee es recomendable que se mantenga en contacto con el mar. No obstante, es importante valorar el clima del lugar donde dejaremos amarrada la embarcación, así como la seguridad de la zona. 

¿Cómo cuidar un barco en invierno? 

  • Restaurar todas aquellas partes que estén más deterioradas o sustituir otras que lo necesiten es sumamente importante para que la embarcación dure muchos más años como el primer día.
  • Antes de dejar aparcado el barco durante la época de invierno hay que vaciar el depósito de combustible y de otros líquidos.
  • Realizar una limpieza a fondo de la embarcación también es otro cuidado que no podemos pasar por alto. En este sentido es muy importante quitar las velas y lavarlas con jabón neutro para que en la próxima temporada puedan ejercer su función de forma correcta dependiendo del tipo de embarcación de que se trate es recomendable guardar las velas para que no sufran ningún daño como consecuencia de las inclemencias del tiempo.
  • Dedica el tiempo necesario a revisar todo el aparejo, así como a quitar cada parte y retirar la sal y otra suciedad que se haya ido acumulando durante la temporada.
  • Revisa los elementos del barco u objetos que tengas dentro y que sean susceptibles de dañarse durante el invierno para guardarlos en otro lugar.
  • No olvides cerrarlo adecuadamente para protegerlo de terceras personas durante el tiempo en el que no se vaya a utilizar. 
  • Tanto si decides dejar el barco en el agua como en tierra, es importante colocar una lona para protegerlo y evitar que sufra lo menos posible los efectos de estar parado.
  • Si por las características de la embarcación has decidido sacarla del agua, conviene que elijas un sitio a cubierto.
  • La tarea de cuidar un barco en invierno también pasa por desmontar la batería del mismo, así como desenchufar cualquier otro dispositivo eléctrico.
  • Revisa el estado del motor, ya que sin duda es el elemento más importante de la embarcación. Antes de guardar el navío es el momento adecuado para realizar el mantenimiento anual del propulsor.
  • Hay que comprobar que todos los equipos de seguridad se encuentran en buen estado o de lo contrario también es preciso realizar el mantenimiento que necesiten.

Después de seguir estos consejos sobre cómo cuidar un barco en invierno, cuando llegue el momento de volver a navegar, conviene revisar aquellas piezas que más se hayan podido deteriorar por el paso del tiempo. Además, también es importante contar con un seguro para embarcaciones que se haga cargo de los daños materiales que se produzcan.

Back to top