Skip to Content

Consecuencias del Brexit para el turismo internacional

Big Ben y puente de Westminster en Londres
El referéndum por el que se decidió la salida de Gran Bretaña de la zona europea comenzó a gestarse en el año 2013 y fue en junio de 2016 cuando se decidió por mayoría del 51,9 por ciento el triunfo del Brexit. Desde entonces han sido muchas las negociaciones que este país ha mantenido con la Unión Europea para definir los términos de su plan. 
 
Entre las principales áreas que más preocupaban a nivel global se encontraban el comercio y la inmigración, así como las posibles consecuencias del Brexit para el turismo. Centrándonos en este último, contra todo pronóstico, los datos señalan que la salida del Reino Unido de la Unión Europea ha impulsado la llegada de turistas de otras partes del mundo. 
 

Consecuencias positivas del Brexit en el turismo 

Dentro de la economía británica, el sector del turismo presenta unas cifras que se alejan de los números rojos que se vaticinaban al principio. Durante 2017, el turismo en este país aumentó un 8 por ciento debido fundamentalmente a la devaluación de la libra que permite que el dinero de los turistas rinda mucho más. De media, la moneda británica ha bajado un 15 por ciento en comparación con otras y aunque para la economía representa un punto negativo, en el caso del turismo resulta sumamente beneficioso. 
 
Siempre se ha tendido a pensar que Reino Unido era un lugar con unos precios bastante altos, pero la pérdida de valor de su moneda lo ha convertido en un país más accesible para los turistas. Tanto es así que llega a ocupar el octavo puesto de países más populares del mundo para los viajeros extranjeros, según Euromonitor Internacional. 
 
Ante este panorama, es obvio que hayan surgido cientos de empresas relacionadas con el sector turístico que han conseguido alcanzar numerosos beneficios. Durante el mes de agosto de 2017, Reino Unido registró la visita de casi 4 millones de turistas más respecto al mismo periodo de 2016 (un 5 por ciento más). En términos económicos, estos viajeros gastaron más de 3.000 millones de euros, lo que representa un 3 por ciento más que en 2016. 
 
Por otro lado, aunque la devaluación de la libra ha favorecido la llegada de nuevos turistas, en el caso de los propios británicos ha provocado el efecto contrario. Debido al impacto en su poder adquisitivo, durante 2017, un 3 por ciento menos de los autóctonos realizó un viaje fuera de su país. Con estas cifras, la población de Reino Unido se sitúa en cuarto lugar a nivel mundial a la hora de viajar a otros países. 
 

¿Cuál era la previsión de consecuencias del Brexit? 

Antes de que se confirmaran estos datos, todas las predicciones apuntaban a que las consecuencias del Brexit en el turismo serían negativas. En este sentido, se establecieron diferentes factores que podrían reducir las cifras de viajeros que visitarían Reino Unido. 
 
Así, se pronosticó que las aerolíneas encarecerían los viajes en avión como un efecto de las posibles restricciones a volar por dicho territorio. Del mismo modo, los expertos también apuntaban a una disminución de la protección legal de los viajeros, a un aumento del coste de las llamadas por una probable regulación del servicio Roaming, así como a la terminación de la atención sanitaria recíproca entre ciudadanos europeos. 
 
No obstante, los porcentajes demuestran que no se han cumplido estas previsiones sobre las consecuencias del Brexit en el turismo. Independientemente de su pertenencia a la Unión Europea o no, Reino Unido siempre es un destino al que merece la pena viajar para disfrutar en primera persona de toda su oferta turística. Por ello, si decides visitar por primera vez este país o ya eres un asiduo, no olvides llevar siempre un seguro de viaje para que la experiencia sea totalmente satisfactoria. 
Back to top