Skip to Content

Tips si cambias de hemisferio al salir de viaje

Primer plano de un globo terráqueo
Y es que cambiar de hemisferio y adentrarse en el sur supone mucho más que comprobar el efecto coriolis en el baño del hotel; es enfrentarse a un clima radicalmente opuesto al nuestro, lo que influirá en gran medida en la fecha elegida para emprender el viaje o en el contenido de nuestra maleta.
 

¿Cuándo ir al hemisferio sur?

Ni que decir tiene que cualquier época del año es perfecta para visitar los países del hemisferio sur, ya que cada estación y cada temporada tiene mucho que ofrecer. Pero si lo que vas buscando es el sol y el calor del verano, lo mejor es visitarlos de diciembre a febrero. Eso sí, ten en cuenta que esta es la temporada alta, por lo que todo estará más caro y habrá muchos turistas. Por eso es aconsejable que hagas las reservas con bastante antelación.
 

Consejos para viajar a otro hemisferio

Antes de emprender el viaje, verifica los requisitos necesarios para poder entrar en el país elegido y contrata un seguro de viajes que cubra todas tus necesidades, que contemple la pérdida de vuelo o de equipaje y que ofrezca una amplia cobertura médica.
 
Además, debes tener en cuenta que hay ciertos países que exigen un visado de entrada:
 
  • Australia: Si no te vas a quedar más de tres meses y solo vas por turismo, te bastará con el visado de turista, que lo puedes solicitar en la Embajada de Australia en España.
  • Kenia: debes tramitar un visado de turista en la Embajada de Kenia en Madrid. Para ello, el pasaporte tiene que tener una validez de hasta seis meses después a la fecha de vuelta. En los vuelos de ida y vuelta te pedirán una foto carné y que rellenes unos formularios. Además, tendrás que pagar una tasa de entrada al país. 
  • Maldivas: Tan solo debes presentar el pasaporte con seis meses de validez y el billete de vuelta para que te den un visado con una validez de treinta días.

El jet lag

De la noche al día, del invierno al verano. Así son los viajes cuando se atraviesan meridianos y hemisferios. ¿Las consecuencias? Estrés, shock térmico y el temido jet lag. Por norma general, cuando viajes de oeste a este los efectos del jet lag serán más fuertes, ya que cuando para tu cuerpo sea la hora de dormir, para el país de destino es la de levantarse. Sin embargo, cuando vayas hacia el oeste te resultará más fácil ajustar tus ciclos de sueño.
 
Si simplemente viajas entre hemisferios sin atravesar meridianos, la única complicación que encontrarás será la de adaptarte al nuevo clima. En cualquier caso, si quieres sincronizar al máximo tu cuerpo con el nuevo horario es recomendable que sigas estos consejos:
 
  • Los días previos al viaje, lleva una vida saludable, descansa todo lo que puedas. Si vas a viajar al este, trata de acostarte una hora antes. Si vas al oeste, una hora después. Así tu cuerpo se preparará para cumplir con los nuevos horarios.
  • Durante el vuelo, evita tomar alcohol, café y pastillas para dormir. Bebe mucha agua, mueve las piernas y no duermas mucho si tienes previsto llegar por la tarde.
  • Una vez en tu destino, sigue los ritmos horarios del país y trata de aguantar sin dormir hasta la noche. Sal a la calle para que te dé el sol (ya que ayuda a regular el reloj biológico) y evita las comidas pesadas.

¿Qué llevar en la maleta?

Lo mejor en estos casos es ser previsor. Infórmate del tiempo que hará en el país de destino antes de planificar tu equipaje. 
 
  • Entretenimiento para el vuelo: viajar a otro hemisferio significa pasar muchas horas en un avión. Para hacer más llevadero el trayecto lleva en tu equipaje de mano un buen libro, una Tablet o cualquier cosa que te mantenga ocupado en el avión.
  • Ropa: No olvides que al cambiar de hemisferio también lo harás de estación. Si ahora estás en pleno invierno, allí será verano, y viceversa. Llena la maleta con ropa acorde a la temperatura que encontrarás allí, pero no olvides añadir un par de prendas para usar en el viaje de vuelta.
  • Calzado: Un mal calzado puede arruinar el mejor viaje, así que antes de salir infórmate sobre el tipo de terreno que vas a pisar: tierra, campo, asfalto… Pero lo que nunca debe faltar son unas deportivas cómodas y unas chanclas, sobre todo para el hotel.
  • Enchufes: No todos los países usan el mismo tipo de enchufes, por lo que antes de emprender el viaje debes averiguar los que se usan allí y comprar unos adaptadores. 
  • Repelente de mosquitos: Lo agradecerás en cualquier viaje, pero especialmente si te desplazas a África o América del Sur.
  • Crema de protección solar: Si tienes pensado hacer muchas rutas o recorrer la ciudad a pie para disfrutar de todos los monumentos, debes proteger tu piel de los rayos solares más que nunca.
Back to top