Skip to Content

3 consejos para viajar en avión tranquilo

Mujer sentada en una plaza de avión con un café y un móvil en las manos
Viajar en avión es una experiencia en sí misma que merece la pena disfrutar. Aún con las esperas, el aeropuerto puede convertirse en un momento emocionante como presagio de lo que está a punto de ocurrir: un vuelo de horas que nos trasladará por el cielo para dejarnos en el destino elegido, donde generalmente nos espera algo gratificante: turismo, visita a unos familiares lejanos, etc. Incluso si el desplazamiento es por motivos de trabajo, todo lo que rodea al vuelo es una ocasión perfecta para relajarnos y desconectar.
 
A las prisas de las colas en el aeropuerto o en la aduana, le sigue el mejor momento de un viaje en avión: subir a la cabina para acomodarnos y descansar durante las horas que dure el trayecto. Pero para conseguir llegar a este clímax, conviene seguir una serie de recomendaciones que harán de nuestro vuelo una experiencia tranquila y gratificante.
 

Cómo viajar tranquilo en un avión 

 
1. Comodidad ante todo
 
Si vas a viajar en avión, elige ropa cómoda, transpirable y holgada que te permita hacer movimientos fácilmente o descansar sin notar las costuras o sin que te apriete. Se trata de permitir que la circulación fluya libremente, sin impedimentos. En cuanto a los zapatos, evita los tacones o los que estén hechos con materiales rígidos. Lo mejor es optar por unas zapatillas tipo tenis que sean fáciles de quitar y poner.
 
Ten en cuenta que, una vez arriba, las temperaturas son más bajas. Por eso, no olvides incluir en el equipaje de mano un abrigo ligero con el que arroparte cuando lo necesites. Pero, además de frías, las cabinas suelen ser lugares secos ya que se alimentan de aire presurizado y las probabilidades de que te deshidrates son muy altas. Lleva contigo una botella de agua y bebe de forma lenta y regular durante todo el vuelo, ya que mantener una buena hidratación te ayudará a tener un viaje agradable.
 
Si te cuesta conciliar el sueño, lleva una pequeña almohada, antifaz y tapones. Algo muy recomendable sobre todo en vuelos largos.

2. Distracción durante el vuelo
 
No olvides incluir en tu equipaje todo tipo de accesorios que te ayuden a sobrellevar las horas de vuelo: libros, revistas, guías de viajes, crucigramas, música, juegos electrónicos, teléfono móvil…
 
Dar paseos por los pasillos del avión cada una o dos horas te ayudará a oxigenar tu mente, activar la circulación de las piernas y evitar el riesgo de desarrollar trombosis venosa profunda, sobre todo si tu vuelo va a durar más de cuatro horas. Además de caminar, intenta estirar las piernas y la espalda y hacer ejercicios de elevación de los dedos de los pies. Para que te resulte más cómodo salir y entrar de tu asiento cada vez que lo necesites, en el momento del registro pide que te asignen una plaza junto al pasillo.
 
Si te animas y ves que la situación es propicia, trata de entablar una conversación con otros pasajeros. Los aviones son lugares perfectos para conocer gente interesante y, quién sabe, quizá encuentres un nuevo amigo. Eso sí, siempre sin molestar: si ves que la otra persona no tiene interés en hablar, no insistas.
 
3. Vuela con seguridad
 
Si sabes que te puedes poner nervioso con el despegue o en algún momento del vuelo, antes de subir al avión tómate un calmante ligero, como una infusión de pasiflora, ginseng, hierbaluisa, valeriana, tila, melisa, o cualquier otra hierba con efecto sedante.
 
Lleva toda la documentación a mano y sigue siempre las instrucciones de la tripulación respetando todas las normas.
 
En caso de que haya turbulencias, algo muy habitual por lo que no hay que preocuparse, puedes reducir la sensación desagradable que producen los movimientos colocando una almohada o una manta doblada sobre el abdomen, debajo del cinturón de seguridad.
 
Aunque no es obligatorio en muchos destinos, viajar con un seguro de viajes te ofrece la protección necesaria para afrontar con mayor tranquilidad los percances que puedan surgir durante el desplazamiento. Además, te cubre ante molestas situaciones como la pérdida del equipaje o la cancelación de tu vuelo, como el Seguro de Viajes MAPFRE, que cuenta con la más completa póliza de cancelación del mercado.
Back to top