Skip to Content

Los mejores destinos para ir de puente

Mujer señalando al frente y hombre sujetando un mapa.
Para los españoles, los puentes son un paréntesis en el calendario laboral y la excusa perfecta para conocer mejor la tierra. De hecho, el 80 por ciento elige hacer turismo por España antes que visitar ciudades lejanas o hacer viajes de ensueño. Uno de los factores que incrementa este porcentaje es el hecho de que muchos disponen de una casa en el pueblo o en la playa. Pero el principal motivo que lleva a apostar por el territorio nacional es el económico. 
 
Sin embargo, hay destinos muy asequibles y perfectos para visitar en pocos días tanto dentro como fuera de nuestras fronteras.
 

Los mejores destinos para viajar fuera de España

Si te gusta descubrir nuevos destinos y culturas, ir más allá de nuestras fronteras es una buena opción. Los vuelos a los países más cercanos suelen ser baratos. Además, si se reservan con suficiente antelación se pueden encontrar auténticas gangas. En cuanto al alojamiento, decantarse por hostales o apartamentos reduce considerablemente los costes totales.
 
  • Bulgaria está cerca (a tan solo tres horas de vuelo) y se puede recorrer fácilmente en poco tiempo. Además, para aligerar la visita se puede alquilar un coche a un precio muy económico. Así, se facilita el acceso a maravillas naturales como los bosques y pueblos cercanos, que parecen sacados de cuentos.
  • Francia. Visitar el país vecino en un puente es una gran idea. Además, no hace falta sucumbir a los precios desorbitados de las principales ciudades. Siempre se pueden visitar otros lugares, como Auvernia, con el mismo encanto de las zonas más turísticas pero a un precio más económico. 
  • Ámsterdam (Holanda) es una ciudad muy cómoda para visitar en pocos días y el aeropuerto está muy bien comunicado con el centro. Destaca  su incansable ambiente, pero también por sus canales y atracciones, como el Museo Van Gogh, la popular casa de Ana Frank.
  • Verona (Italia), la cuna de Romeo y Julieta, es una ciudad muy accesible para visitar, incluso en un día, lo que permite destinar parte del día a pasear y disfrutar con calma de sus calles y recovecos por el casco histórico.
  • Roma (Italia). Lo mejor de este destino es que la mayoría de sus atractivos (que son muchos) se encuentran cerca unos de otros, lo que facilita la visita si se dispone de pocos días. La ciudad alberga grandes tesoros del arte, como los frescos de la Capilla Sixtina de Miguel Ángel; o ruinas que evocan la grandeza del imperio romano. Además, se puede visitar la ciudad del Vaticano, sede central de la Iglesia católica romana, con la Basílica de San Pedro y los Museos del Vaticano.

Los mejores destinos para viajar dentro de España

Cualquier punto del territorio nacional tiene algo que ofrecer: playas, monumentos, arquitectura, historia, gastronomía, tradiciones o fiestas… cada lugar sorprende. Y lo mejor: en la mayoría de los casos no es necesario coger un vuelo para visitarlos.
 
  • Toledo. El Alcázar de Toledo o el Mirador del Valle son motivos más que suficientes para elegir Toledo como destino. Pero además, cuenta con una gran riqueza histórica y artística que satisfará los gustos de los viajeros culturales.
  • Sevilla. La ciudad andaluza cuenta con grandes atractivos, como la Plaza de España, el parque de María Luisa o su catedral. Además, se puede recorrer en un sólo día.
  • Madrid. La capital es una ciudad trepidante y monumental que quedará para siempre marcada en la retina del viajero. Tanto su casco histórico con sus callejuelas azarosas, como sus grandes avenidas o parques compiten con el ambiente urbanita que se mantiene vivo día y noche.
  • Barcelona. La ciudad cosmopolita por mérito propio cuenta con monumentos únicos y llenos de gran belleza, como la Sagrada Familia, además de tradiciones muy arraigadas. Date un paseo por la Barceloneta y degusta la típica bomba (tapa a base de patata y carne picada) o disfruta de las mejores vistas de la ciudad desde el Park Güell.
  • Mérida (Extremadura). Otro rincón de lujo para los amantes de arte y la historia. La ciudad conserva todo el poderío de antaño con su anfiteatro romano, el templo de Diana, el pórtico del foro o el puente romano.
 
Destinos interesantes hay muchos, pero a la hora de elegir el mejor para un puente debemos fijarnos en las facilidades en cuanto a transporte o si es factible visitar sus principales puntos turísticos en pocos días. Además, es muy recomendable contar con un seguro de viajes que nos asista ante cualquier percance. No olvidemos que estamos hablando de escapadas breves, y un incidente puede acaparar el resto de los días si no se cuenta con el respaldo adecuado.
Back to top