Skip to Content

Los mejores destinos para tu viaje de luna de miel

pareja de espaldas cogidos de la mano en una cala con barcos
Organizar las mesas de los invitados, comprar los trajes de los novios, planificar la ceremonia y un largo etcétera de tareas más que se deben tener bajo control a la hora de pensar en una boda. Sin embargo, aunque todos los preparativos son un motivo de ilusión para los contrayentes, el viaje de luna de miel es un aspecto mucho más emocionante. En muchas ocasiones, se presenta como la oportunidad perfecta para conocer ciertos lugares del mundo que de otra forma no sería posible por el presupuesto disponible. 
 
Dado que la elección del destino puede convertirse en auténtico dilema debido a la multitud de opciones interesantes, en este artículo hemos hecho una selección de algunos de los mejores lugares que merece la pena visitar aprovechando la ocasión. Es importante que la elección reúna algunos requisitos básicos para conmemorar el enlace, como pueden ser comodidad, romanticismo y tranquilidad.
 

¿Dónde realizar el viaje de luna de miel? 

  • Polinesia Francesa 
Comenzamos con una apuesta segura con la que mucha gente sueña. Situada al sur del Océano Pacífico es uno de los destinos para viajes de luna de miel más demandados por los exóticos contrastes que caracterizan esta región. Lo más llamativo son sus islas paradisiacas y aunque las más conocidas sean Tahití y Bora Bora, también es recomendable adentrarse en otras que conforman la Polinesia Francesa como Moorea o Huahine.    
 
  • Safari por África 
Para las parejas más aventureras existen multitud de opciones, entre las que destacan realizar un safari por algunas zonas de África, como pueden ser Kenia, Tanzania o Zanzíbar. Quienes no busquen precisamente playa y relajación, pueden encontrar en este periplo una experiencia inolvidable. Algunos sitios míticos son la Reserva de Masai Mara, el Parque Nacional del Tarangire o el Parque Nacional de Amboseli. Cerca de estos asombrosos paisajes es posible reservar un alojamiento con las comodidades que se deseen, así como el transporte necesario para no perderse nada. 
 
  • Nueva York 
La ciudad por antonomasia de la costa este de Estados Unidos nunca defrauda, independientemente de que se trate de un viaje de luna de miel o por cualquier otro motivo de ocio. No obstante, antes de tomar la decisión es aconsejable meditar que este tipo de vacaciones son urbanas 100% y que la agitación de Manhattan será la gran protagonista. En cualquier caso, divisar el Empire State desde las alturas, recorrer el puente de Brooklyn, pasear por el Soho o perderse en Central Park son planes que conquistarán aún más a los recién casados. 
 
  • Patagonia Argentina 
Si la idea es contemplar la naturaleza en todo su esplendor, la opción más aconsejable es viajar a la Patagonia Argentina. Aunque lo más típico sea recorrer la ciudad de Buenos Aires, quedarse anonadado en las cataratas de Iguazú, visitar el glaciar Perito Moreno o el Parque Nacional de Tierra del Fuego, se trata de un destino inigualable. 
 
  • Islas Galápagos 
Otro viaje de luna de miel clásico es este archipiélago que se encuentra en la costa de Ecuador. Además de ser un destino perfecto para encontrar la calma, se trata de una de las maravillas naturales del mundo más increíbles. Antes de decantarse por esta escapada, conviene cerciorarse de que se podrá acceder, ya que en los últimos años han comenzado a controlar el número de visitas.
 
Después de decidir el destino, solo queda contratar un seguro de viajes que se amolde a la perfección a la experiencia seleccionada. Solo de esta manera se puede contar con la total tranquilidad para vivir al máximo todos los momentos que depara la nueva aventura. 
Back to top