Skip to Content

Cómo organizar el mejor viaje de Navidad con niños

niña comiendo una manzana de caramelo en un mercado navideño

Las luces, la decoración, los encuentros y en general el espíritu que se respira durante los días navideños embriaga a todos los miembros de la familia. Las ciudades suelen sacar a relucir sus mejores galas en estos días, por lo que es una oportunidad idónea para planificar un viaje con niños y vivir una Navidad diferente.

Algunos de los destinos en los que podréis vivir experiencias únicas y ver la Pascua desde un punto de vista diferente son los siguientes: 

  • Laponia (Finlandia) 

Uno de los clásicos de estas fechas es viajar a esta parte del mundo para conocer en primera persona a Papá Noel. Aunque el frío será un compañero inseparable, es un viaje que merece la pena realizar para contemplar el paisaje, montar en trineo o acariciar a los renos. 

  • Sierra Nevada (Granada) 

Sin movernos de territorio nacional, al sur encontramos uno de los parajes más increíbles de España. En Sierra Nevada, la nieve y una Navidad deportiva están aseguradas. Conviene informarse antes de emprender el viaje sobre las actividades que se suelen organizar en la época navideña. 

  • Nueva York (Estados Unidos) 

¿Quién no ha soñado alguna vez con pasear por las grandes avenidas de la Gran Manzana en la época navideña? Este lugar es uno de los más increíbles a los que se puede viajar acompañado de los más pequeños. Decoración en cada rincón de la ciudad, pistas de patinaje, tiendas de todo tipo, mercadillos navideños… un plan perfecto para disfrutar de un viaje inolvidable con niños. 

  • Londres (Inglaterra) 

Siempre es un buen momento para visitar Londres y en Navidad, aún mucho más. Todo lo que ofrece esta ciudad británica no deja indiferente a nadie, aunque en Pascuas sus calles adoptan un ambiente muy especial que merece la pena ver al menos una vez en la vida. 

Consejos para planificar el viaje sin contratiempos

Dado que organizar un periplo con niños tiene algunos inconvenientes, no hay por qué tener miedo a ello. Sólo hay que seguir algunas recomendaciones tanto antes como durante el viaje y disfrutar al máximo posible de estos momentos con los más pequeños: 
  • Es importante involucrar a los niños en la organización de la escapada para que se ilusionen y se diviertan desde el momento en el que se empieza a pensar el destino.
  • Es de vital importancia llevar toda la documentación identificativa de todos los miembros de la familia. En el caso de que viajen menores de edad con personas que no sean sus padres es imprescindible llevar también una autorización del padre o madre que se haya realizado en una comisaría, notaría o ayuntamiento.
  • Hay que inculcar a los niños la idea de que van a conocer otras costumbres y tradiciones diferentes a las que tienen. Si se les explica de una forma sencilla y entretenida, los niños lo vivirán con curiosidad.
  • Como no se pueden evitar al 100% los incidentes durante un viaje, es recomendable llevar un botiquín con los productos indispensables.
    Una buena forma de visitar una ciudad tranquilamente consiste en identificar a los niños, por ejemplo con una pulsera donde aparezca su nombre y un teléfono de contacto.
  • Organiza el viaje de tal forma que los trayectos a pie sean cortos y se hagan paradas frecuentemente para que los pequeños no se cansen demasiado.
  • No olvides que las vacaciones están para desconectar, por lo que quizás no es tan mala idea saltarse la rutina y las normas que aplicamos a diario.
Back to top