Skip to Content

La pesca en aguas congeladas

hombre pescando sobre hielo

Probablemente nos suene la imagen de un pescador sentado en mitad de una enorme placa de hielo mientras sujeta su caña y espera pacientemente a que pique algún pez. A pesar de que este hobby no tiene mucho sentido para algunas personas por las gélidas temperaturas que rodean a la pesca en aguas congeladas, lo cierto es que esta actividad es perfecta para desconectar y encontrar momentos de calma. 

Centrándonos en Finlandia, donde esta práctica es más habitual, no se necesita ninguna licencia para pescar haciendo un agujero en el hielo a través del que se lanza un anzuelo. En comparación con España, cada comunidad autónoma establece sus propias normas en cuanto a la obtención de licencias para poder pescar dentro de sus límites. Al mismo tiempo, hay que recordar que los seguros de pesca con la cobertura de responsabilidad civil son obligatorios en las regiones de Andalucía, Cataluña y Murcia. 

¿Qué se necesita para practicar la pesca en agua congelada? 

A priori, cualquier persona puede lanzarse a pescar sobre el hielo. Sin embargo, como es lógico, es preciso que la capa de agua congelada sea lo suficientemente sólida para poder aguantar el peso de una persona (mínimo 10 centímetros). Con un taladro o cualquier otra herramienta se realiza un agujero en la placa de hielo. A partir de ahí ya estaría todo listo para sacar los utensilios de pesca y lanzar la caña al agua.

Para pescar en este entorno es recomendable utilizar una caña y un carrete, con un sedal delgado para obtener mejores resultados.

La mejor época para la pesca en aguas congeladas es la primavera, no sólo porque las temperaturas son algo más agradables, sino también porque los peces se encuentran más activos buscando comida.

Dado que se trata de una actividad al aire libre sobre una superficie de hielo, utilizar prendas de abrigo es más que necesario. Es aconsejable vestirse con muchas capas, así como colocarse un mono térmico, gorro, guantes y unos zapatos impermeables y cálidos.

Precauciones para pescar en aguas congeladas 

A pesar del encanto de este tipo de pesca, también es uno de los métodos más peligrosos. Por ello, hay que seguir algunas recomendaciones de seguridad para poder volver a casa sin ningún rasguño y con la satisfacción de haber pasado una buena jornada de pesca. 

  • El teléfono móvil con la batería cargada debe ser un elemento más del equipo de pesca. Asimismo también es recomendable informar a algún amigo o familiar del lugar exacto donde estaremos practicando esta actividad. 
  • Como hemos comentado antes, el hielo debe tener un grosor mínimo para que la pesca en aguas congeladas sea segura. Conviene prestar una especial atención a la pérdida de hielo en determinadas épocas del año, como por ejemplo al final del invierno o en primavera. 
  • Además de llevar la ropa apropiada para el gélido frío, también hay que equiparse con punzones de hielo para desplazarse por la superficie congelada con seguridad.
  • Antes de adentrarse en mitad de un río o lago helado, es importante investigar el terreno para comprobar si el agua se ha congelado por igual en todas las zonas. En este sentido hay que tener en cuenta que la parte de las orillas suele ser más resistente que la del interior, por lo que conviene pisar con cuidado.  
Back to top