Skip to Content

Viajes nacionales, ¿también hace falta el seguro?

chica haciendo turismo en la Plaza Mayor de Madrid
A la hora de planificar un viaje, siempre buscamos el mejor medio de transporte, un buen alojamiento y las actividades más interesantes para descubrir el nuevo destino. Pero, ¿nos acordamos siempre de asegurar todas estas vivencias? Si la aventura que vamos a vivir es fuera de España, los seguros de viaje son un complemento imprescindible que llevamos en la maleta, más aún cuando en el lugar de destino supone un requisito necesario. Sin embargo, cuando el viaje es nacional, aunque no es obligatorio, es aconsejable no relegar a un segundo plano este tipo de pólizas. 
 
Conviene tener en cuenta que independientemente del periplo que se vaya a realizar, siempre puede surgir algún imprevisto tanto antes como durante el mismo. Por ello, las compañías aseguradoras ofrecen en la actualidad una amplia oferta de pólizas que se ajustan a cada viajero para solventar fácilmente los problemas que puedan aparecer. 
 
Los seguros para viajes nacionales sólo reportan beneficios a los asegurados y además, éstos pueden elegir la modalidad que más les convenga. No sólo existen los seguros temporales, sino que también están los de cancelación de viajes u otros más específicos, como por ejemplo para excursiones y campamentos, aventura, esquí y snow, o golf. 
 

Ventajas de los seguros para viajes nacionales

  • Al contratar un seguro para un viaje nacional, se cuenta con una protección y asistencia a la que se puede recurrir en cualquier momento del día. A través de los canales de atención al cliente que tenga establecidos la aseguradora es posible contactar con ella para solventar dudas o informarse sobre los pasos a seguir si ocurre alguna incidencia, entre otros muchos casos. 
  • Aunque en España contamos con un servicio de sanidad público, si el viajero ha contratado una póliza de viaje tiene la posibilidad de acceder a una asistencia médica privada de forma más rápida. Además, generalmente es habitual que estos seguros incluyan también el traslado del asegurado en caso de que fallezca en el lugar de vacaciones. 
  • Además de la asistencia, con este tipo de seguros, las compañías ofrecen una indemnización cuando el asegurado fallece o si como consecuencia de un accidente durante el viaje pasa a una situación de invalidez permanente. 
  • Dado que el precio de los seguros de viaje se establece en función de la magnitud del mismo, si se trata de un periplo dentro del territorio nacional es probable que la prima sea más reducida. De este modo es posible beneficiarse de los servicios de un seguro de este tipo a un coste más bajo.  
  • Cuando no se viaja en avión y se opta por utilizar otros medios de transporte también existe la posibilidad de que el equipaje se extravíe. En estos casos, el seguro para viajes nacionales contará con una cobertura específica para indemnizar por la pérdida o los daños que puedan sufrir las maletas. 
  • Contratar un seguro de viaje en el momento en el que se realiza la primera reserva es una garantía para recuperar el dinero invertido en caso de que las vacaciones finalmente se anulen
  • La responsabilidad civil es una cobertura que recogen la mayoría de los seguros y en el caso de los de viaje es habitual que esté incluida para responder, dentro de los límites establecidos, por los actos privados del asegurado que tengan consecuencias en terceras personas o el entorno. 
Back to top