Skip to Content

Viajes de trabajo, ¿qué ver y cómo moverse en un día de trabajo en una gran ciudad?

chico con traje de chaqueta saliendo de un aeropuerto con una maleta y mirando el móvil
Existen dos tipos de personas: unos que adoran los viajes por motivos de trabajo y otros que los desdeñan. Aunque lleven implícito la palabra viaje, estos desplazamientos pueden convertirse en una experiencia agotadora y repleta de compromisos laborales. No obstante, si atendemos a algunos detalles es posible aprovechar el viaje no sólo para conocer de qué forma trabajan las personas de otros lugares, sino también para conocer su cultura y los rincones con mayor encanto. 
 
Dado que casi un 25% de los profesionales españoles tienen que desplazarse al menos una vez al mes por motivos laborales, conviene saber cómo hay que organizarse para disfrutar del tiempo de ocio en la ciudad de destino. 
 

Cómo aprovechar los viajes de trabajo para hacer turismo 

 
  • Si se cuenta con poco tiempo para descubrir la ciudad, es recomendable no entretenerse en visitar museos, a no ser que se tenga un especial interés en alguno en concreto. 
  • Para empaparse lo máximo posible de la cultura del lugar, nada mejor que comer en un restaurante local y dejarse recomendar para probar los platos típicos. 
  • Practicando algún deporte, como correr o caminar, también permite recorrer y descubrir las calles del lugar de destino. Asimismo, este tipo de ejercicios ayuda a liberar las tensiones acumuladas después de la jornada laboral. 
  • Además de visitar los lugares típicos de la ciudad, si tienes la oportunidad de ir acompañado de un compañero autóctono, es una buena idea pedirle que te lleve a zonas más originales y menos transitadas por los turistas. 
  • En el caso de que puedas decidir la organización del viaje de trabajo, una opción para hacer turismo con más tranquilidad consiste en hacer coincidir el desplazamiento con un fin de semana o un puente y así poder volver después de haber disfrutado de la ciudad. 
  • Tomarse algo después del trabajo también puede ser una magnífica forma de adentrarse en las costumbres del sitio. Además, también ayuda a estrechar relaciones con otros compañeros. 
  • Incluso si ya has realizado ese viaje de trabajo en otras ocasiones, no renuncies al poder que tienen las ciudades para sorprenderte. Intenta no ver el periplo como algo repetitivo, sino como una nueva oportunidad para vivir nuevas experiencias de ocio. 
  • Utiliza los medios de transporte públicos para moverte. Aunque tardes más tiempo en llegar de un punto a otro, esto te llevará a sumergirte aún más en la geografía de la ciudad y orientarte por ti mismo en los lugares que quieres visitar. 
  • Antes de emprender el viaje por motivos laborales, es aconsejable planificar los puntos más importantes de la ciudad, así como analizar sus costumbres o posibles normativas que puedan interferir en tus paseos como turista. 
  • No olvides moverte siempre con un seguro de viaje que incluya las coberturas necesarias para que tu estancia esté libre de contratiempos, sobre todo los relacionados con la salud cuando se viaja a un país extranjero. 
 
Los viajes de trabajo pueden ser una obligación tediosa, pero analizándolos desde un punto de vista diferente, son la oportunidad perfecta para conocer mundo. No obstante, la experiencia será más o menos gratificante en función de con quién viajemos, el lugar de destino, el tipo de trabajo que tengamos, la duración del viaje o el fin del mismo. 
Back to top