Skip to Content

La pesca deportiva en otoño

mano sujetando una caña pescando en un lago

Antes de que llegue el largo invierno, el otoño ofrece el escenario idóneo para practicar la pesca deportiva. En esta época del año, se pueden encontrar casi todo tipo de especies, que estarán más activas de lo habitual con el objetivo de prepararse para afrontar los próximos meses más duros.

No importa la modalidad de pesca que se realice en otoño ni tampoco si eres un pescador principiante o experimentado, ya que esta época es el momento idóneo para preparar los bártulos y elegir un sitio para salir a pescar.

Especies que se pueden pescar en otoño 

  • Lucio: este pez es uno de lo más asiduos en la pesca deportiva en otoño, ya sea en un río o en un embalse. Esta especie se caracteriza por tener un cuerpo largo con una forma similar a un cilindro. Su cabeza también es alargada y tiene la boca en forma de pico. Aunque su color puede variar en función del lugar, sus tonos más característicos se acercan al verde y al marrón oscuro. Mide aproximadamente entre medio metro y un metro, y puede llegar a pesar hasta 25 kilos. Aunque la pesca del lucio en nuestro país suscita un tema bastante controvertido, lo cierto es que se trata de un pez muy agraciado.
  • Black-bass: también conocido como perca atruchada, perca americana o lobina negra, esta especie es de agua dulce y proviene de Norteamérica. Suele medir entre 30 y 50 centímetros y se caracteriza por tener unas escamas de color verde con unas llamativas motas oscuras. Durante el otoño se puede utilizar cualquier señuelo para pescar el black-bass. 
  • Palometón: si te apasiona practicar la pesca deportiva en otoño, debes saber que esta época es la última oportunidad para capturar un ejemplar de este pez antes de que lleguen las bajas temperaturas y se traslade a zonas de agua cálida. Lo que más llama la atención del palometón son sus aletas, sumamente desarrolladas para convertirlo en una especie nadadora. Sus colores van desde el blanco en la parte del vientre hasta tonos más oscuros en las aletas. Puede medir hasta dos metros y pesar hasta 50 kilos.
  • Caballa: otros nombres que recibe la caballa son macarela o xarda, y debido a su parecido con el verdel, en ocasiones se suelen confundir ambas especies. Su cuerpo es muy delgado, tiene un color azul oscuro, mide entre 25 y 45 centímetros, y su peso puede superar los 4 kilos. Es uno de los mayores reclamos entre los pescadores debido a su exquisitez. Las zonas donde más abunda son en el océano Atlántico y en el mar Mediterráneo y es preciso saber que antes de que llegue el invierno, esta especie suele merodear por la superficie de las aguas, pero cuando bajan las temperaturas puede llegar a sumergirse a más de 170 metros de profundidad. Para capturar este pescado es recomendable moverse en una embarcación para conseguir encontrar los bancos de caballas que suelen formar para desplazarse.
  • Lubina: este pez se suele encontrar en las desembocaduras de los ríos, puertos, escolleras, pantanales, etc., acercándose más a la costa cuando las temperaturas son agradables. Su cuerpo se caracteriza por ser alargado y puede llegar a medir hasta 100 centímetros. Generalmente, los tonos de su apariencia varían cuando se ven en el agua y fuera de ella. 

Estas 5 especies te permitirán disfrutar al máximo de la pesca deportiva en otoño, aunque no debes olvidar que para practicar este deporte en algunas comunidades autónomas, como Andalucía, Cataluña o Murcia, es obligatorio contar con un seguro de pesca que cubra la responsabilidad civil del pescador.

Back to top