Skip to Content

¿Cómo se puede evitar una herencia con deudas?

notario con dos clientes en una oficina
Aceptar una herencia con deudas es una práctica bastante habitual debido al desconocimiento de la mayoría de la población. Cuando una persona pasa a ser heredera de otra que ha fallecido y que tenía algunos adeudos sin abonar, el legatario no solo recibe los bienes y beneficios, sino que también debe responder de las obligaciones del mismo modo que si las hubiera contraído por su cuenta. 
 
Por este motivo, cualquier persona debe pensar en sus descendientes u otros herederos y realizar su testamento en vida, donde se especifique claramente las distintas partidas. De este modo, los beneficiarios pueden decidir si aceptan o no la herencia en función de si las deudas tienen más valor que los bienes. Asimismo, este recurso también permite que los herederos puedan tomar una determinada elección según estén dispuestos a asumir el Impuesto de Sucesiones y Donaciones o no. 
 

Las herencias con deudas y el beneficio de inventario 

En el caso de tener dudas sobre la situación financiera de la persona fallecida y la herencia con deudas, lo más recomendable antes de aceptar o rechazar la misma es solicitar una formación de inventario. Se trata de un procedimiento judicial a través del cual se establece un listado del patrimonio y las obligaciones del difunto. De esta forma, es posible comprobar a priori si los bienes que restan después de subsanar el déficit representan un beneficio para el heredero. 
 
Así, posteriormente entramos en lo que se conoce como aceptación a beneficio de inventario, es decir, los sucesores pueden aceptar el legado, pero solo responderán de los adeudos hasta el valor de los bienes que se recogen en el testamento. Es la mejor solución para limitar las responsabilidades económicas del fallecido y evitar que las deudas alcancen el patrimonio personal de quien recibe la herencia. 
 
En caso de renunciar a la transmisión, es preciso considerar que esta decisión implica no recibir nada, por lo que no se obtiene ningún beneficio y al mismo tiempo, tampoco se incurre en ninguna responsabilidad para hacer frente a posibles adeudos. Como consecuencia de ello, el usuario está exento también de pagar cualquier impuesto. 
 
Conviene destacar que, aunque la aceptación y la renuncia simples no conllevan mayores complicaciones, en el supuesto de la aceptación a beneficio de inventario es recomendable contar con asesoramiento especializado. Asimismo, conviene ser especialmente cuidadoso con el tipo de actos que se realizan antes de tomar esta decisión, sobre todo en lo relativo a la firma de papeles o a la disposición del dinero del fallecido. Cualquier acto de esta naturaleza puede desembocar en la aceptación tácita de la herencia, sin que sea posible renunciar a la misma posteriormente. 
 
Además, el Código Civil establece que se considera aceptado el legado cuando se haya agotado el plazo para decidir si se admite o se deniega sin que el heredero haya notificado nada al respecto. Lo mismo ocurre cuando se trata de perder el derecho al beneficio de inventario, lo cual sucede cuando el heredero no haya respetado los tiempos marcados por la ley, no se incluya alguna de las partes de la herencia en el inventario o se realice alguna transacción de los bienes legados con un fin fraudulento. 
 
Por todo ello, es importante disponer de un seguro de vida y accidentes de MAPFRE de esta manera, tendrás la protección más completa en casos de fallecimiento, invalidez o dependencia, y podrás garantizarte el cuidado de lo que más quieres.
Back to top