Skip to Content

Los seguros de vida y la muerte súbita

Persona tumbada sobre el suelo recibe un masaje cardiaco
La muerte natural es el objeto a cubrir en un seguro de vida, pero la causa de la muerte determina en cada póliza particular la aplicación de unos condicionantes o de una cuantía de indemnización concreta. Esto significa que es necesario conocer al detalle los riesgos por los que estás contratando un seguro de vida y dónde se sitúa; es decir, bajo qué tipo de causa de muerte, se clasifica la muerte súbita.
 
La Fundación Española del Corazón define la muerte súbita como  la aparición repentina e inesperada de una parada cardiaca en una persona que aparentemente se encuentra sana y en buen estado. Aceptando esta definición, y salvo que el seguro de vida que contrates cuente con una excepción concreta para las enfermedades o accidentes cardiovasculares, la muerte súbita quedaría amparada en la póliza.
 
El caso de la muerte súbita como motivo de fallecimiento, no es de los únicos que suscita dudas en el caso de contratar un seguro de vida. Ocurre algo semejante con la muerte por infarto, las embolias o los infartos cerebrales, entre otras situaciones que suelen centrar las preguntas de los titulares de un seguro de vida. 
 
Sin embargo, son situaciones que sí pueden incluirse con total normalidad en una póliza de seguro de vida, sin ser excepciones.
 
No te agobies: si estás buscando un seguro de vida, explora el mercado con calma y descubrirás que la oferta es muy amplia y variada por lo que es muy poco probable que no encuentres un producto que responda a tus demandas de seguridad y protección.
 
Para contratar un seguro de vida efectivo y adecuado para ti, ten en cuenta algunas premisas y sigue estos consejos básicos para no cometer errores ni tener problemas cuando sea necesario hacer uso de las coberturas de la póliza por muerte súbita o en cualquier otro caso.
 
Los seguros de vida actuales son completos y flexibles.
 
El titular de un seguro de vida puede elegir y disfrutar de una gran variedad de coberturas que pretenden cubrir cualquier tipo de situación relacionada con la calidad de vida del asegurado, y no solo contemplan la muerte. En este sentido, puedes encontrar coberturas por incapacidad temporal o permanente, e interesantes asistencias para los casos de dependencia.
 
La cuantía de las indemnizaciones también es variada.
 
En una misma póliza de seguro podrás asegurar diferentes situaciones y darle a cada una un nivel de indemnización diferente.  Por lo general, existe una cantidad básica asegurada y garantizada, a partir de la cual se contratan coberturas adicionales y particulares para dar respuesta con mejores indemnizaciones a situaciones tan concretas como un accidente de tráfico o una muerte accidental.
 
Las compañías aseguradoras ofrecen completar las pólizas de vida.
 
Las pólizas de vida actual no son restrictivas, sino inclusivas. Las aseguradoras  apuestan por incluir tantas situaciones y causas como puedan darse hoy en día con respecto a la vida y su calidad. En este sentido, por ejemplo, la muerte súbita es un tipo de parada cardiaca que ocasiona la muerte en personas sanas y por lo tanto, es una causa de fallecimiento que puede recogerse en una póliza de seguro de vida, como causa por enfermedad o causa accidental de fallecimiento, por ejemplo, depende de la compañía que elijas y de las coberturas opcionales que incluyas.
 
Precio o prima a pagar.
 
El precio es determinante para cualquier persona a la hora de contratar una póliza de seguro de vida o de cualquier otro tipo. En el caso de los seguros de vida, encontraras productos con cantidades aseguradas y con primas crecientes o decrecientes, según tus necesidades y tu capacidad de ingresos en cada etapa de la vida. Son los seguros de vida más actuales y solicitados por los clientes que apuestan por la protección de su vida, su bienestar y la estabilidad económica con independencia de su salud. Revisa siempre los capitales que se reflejan en el contrato para cada causa de fallecimiento u otras situaciones como la incapacidad o la dependencia, son detalles cruciales a la hora de valorar un seguro.
 
Beneficiarios
 
Los hijos suelen ser los beneficiarios de seguro de vida más frecuentes, junto con la pareja o cónyuge. Pero recuerda que cuentas con la potestad de elegir en tu seguro quién será el beneficiario concreto de las indemnizaciones recogidas en la misma. Infórmate siempre de este punto, especialmente en los seguros de vida que se contratan junto con una hipoteca y que dependen de una entidad bancaria.
 
Los seguros de vida que puedes contratar hoy cubren todas tus necesidades de bienestar y las de tu familia, en su caso; no hagas renuncias y aceptes una póliza de vida que no cumpla con tus expectativas y prioridades, no es necesario; si no tienes un seguro completo y ajustado, permítete seguir buscando.
 
Tanto la muerte súbita,  como un buen número de accidentes cerebrovasculares  y cardiopatías isquémicas son, según la OMS, demasiado frecuentes en la sociedad actual y se sitúan entre las principales causa de muerte en el mundo. Lo que implica que si vas a contratar un seguro de vida, son precisamente el tipo de riesgos que parece más interesante –basándote en la probabilidad- que estén reflejados y respaldados con importantes indemnizaciones.
 
Contratar un seguro de vida permite vivir más tranquilo respecto a los riesgos concretos que afronta tu vida cada día: enfermedades, accidentes o muerte natural son los más populares y también los esenciales a cubrir en un seguro de vida.
Back to top