Skip to Content

Indemnización por accidente en la vía pública

Dos médicos atendiendo a una persona en la calle con una ambulancia de fondo.
Las calles, carreteras o espacios públicos como los parques son lugares donde pueden suceder accidentes. Si el infortunio es causado por un estado deficiente de la infraestructura se tiene derecho a reclamar una indemnización. Al ser de propiedad pública, son las instituciones y organismos del Gobierno los que tienen la obligación de mantener su estado en óptimas condiciones y si debido a una negligencia en su conservación se produce un evento que causa daños a una persona, ésta tendrá derecho a recurrir a la responsabilidad patrimonial de la administración para pedir un resarcimiento económico. Si el accidente que has sufrido tiene que ver, por ejemplo, con algo que ha caído a la vía desde la ventana de una vivienda, entonces estaríamos hablando de responsabilidad civil extracontractual y recaería -en principio- en el propietario del inmueble.
 
Muchas veces la falta de conocimiento de que existe un organismo al que se le puede demandar actuaciones o no saber los trámites necesarios para poder llevar a cabo la petición hacen que una víctima no pueda beneficiarse de los servicios que le corresponderían; sin embargo, los puntos a seguir son sencillos. Para solicitar una indemnización por un accidente acontecido en la vía pública, los pasos a seguir son los siguientes:
 
- Una vez comprobado que el accidente no es tan grave que requiera ayuda médica urgente, hay que ponerse en contacto con la policía local o con la guardia civil y pedirles que realicen un parte del accidente. Si no hay ningún agente de la ley cerca, se deberá tomar nota de cómo sucedieron los hechos y sacar fotos del lugar. De igual modo es conveniente hablar con las personas que han sido testigo del incidente. Es muy importante ser lo más precisos posible y apuntar todo con detalle. Con los datos y referencias que se hayan sacado, se deberá de acudir a una oficina de la policía municipal y pedir que realicen un atestado de lo sucedido. Disponer de documentos oficiales de lo acontecido será uno de los puntos clave para poder tener derecho a una indemnización.
- Es importante visitar un centro médico donde traten tus lesiones. Si los daños físicos son importantes, lo mejor es llamar a una ambulancia que facilitará tu trasladado a un hospital y que además anotará el lugar donde te han recogido y por lo tanto donde sucedió el incidente. Si las heridas son de pequeña envergadura no significa que no tengas que dejar de acudir a un centro médico pues un reconocimiento físico será idóneo para comprobar que no hay lesiones ocultas y será un modo de poder conseguir que un profesional certifique por medio de un parte de lesiones todos los daños físicos causados por el accidente.
- Una vez conseguido que dos organismos públicos certifiquen que hemos sufrido un incidente y las lesiones causadas por el mismo es el momento de conocer a quién demandar. Para ello investiga quién es el propietario de la vía pública donde sucedió el evento y haz una reclamación. 
- Tal y como detalla la Ley 30/1992 de 26 de noviembre del Régimen Jurídico, serán las Administraciones Públicas las responsables de indemnizar a los particulares que sufran una lesión personal o de sus bienes. En algunos casos ponerse en contacto con el ayuntamiento no es sencillo y conlleva una tediosa burocracia que hace que muchos ciudadanos desistan de realizar la solicitud si su problema ha sido de pequeña envergadura. Sin embargo, da igual como sean los efectos causados por un accidente pues siempre se tiene derecho a una compensación, la cual difiere si hay secuelas o únicamente son lesiones temporales. Por esta razón, si se dispone de la opción de hacer uso de un gabinete de abogados, es conveniente pasarles toda la documentación obtenida y dejar en manos de profesionales la reclamación final al ente público.
 
Como hemos comprobado, cuando sucede un accidente en la vía pública se tiene derecho a una indemnización. Para hacerla efectiva se ha de acudir a la policía para que realicen un atestado que deberá ser refutado por parte de testigos y documentación gráfica. De igual modo se debe obtener un parte de lesiones en un centro médico que detalle los problemas físicos causados por el incidente. Una vez obtenidos ambos certificados, se ha de conocer el dueño del lugar donde sucedió el evento y reclamar una indemnización. Si se dispone de una ayuda jurídica, es mejor dejar el último paso a abogados profesionales. Para poder disponer de un servicio jurídico individualizado no es necesario realizar altos gastos, pues los Seguros de Accidentes MAPFRE incluyen un servicio de orientación jurídica, por lo que te ayudarán a realizar todas las acciones que sean precisas para que recibas tu compensación económica.
Back to top