Enfermedades

Cardiovascular

imprimir

Aneurisma de aorta

¿Qué es?

Un aneurisma es una dilatación o ensanchamiento de un segmento de una arteria. El aneurisma de aorta es una dilatación anormal de una sección de la aorta (la principal arteria del cuerpo), debido a una debilidad de la pared arterial.

Los aneurismas de aorta pueden aparecer en cualquier zona a lo largo de todo su recorrido siendo más frecuentes en la aorta abdominal (80%) que en la aorta torácica (20%).

¿Cómo se produce?

La aorta es la arteria principal y más grande del organismo. Sale del ventrículo izquierdo y distribuye la sangre por todo el cuerpo realizando su recorrido a lo largo del tórax (aorta torácica) y del abdomen (aorta abdominal) donde se bifurca en las arterias ilíacas que irrigarán las extremidades.

El aneurisma aparece debido a una debilidad progresiva de las capas que forman la pared de la arteria. La causa más frecuente es la ateroesclerosis, especialmente en los aneurismas abdominales. La ateroesclerosis es una enfermedad de las arterias en las que se produce un estrechamiento de su calibre y un endurecimiento de la pared, que puede dilatarse dando lugar a un aneurisma.

Otras causas de aneurisma pueden ser infecciones, traumatismos, hipertensión, diabetes y enfermedades inflamatorias que afectan a los grandes vasos sanguíneos.

Se considera aneurisma cuando el ensanchamiento, es decir, el diámetro de la arteria es 1,5 veces mayor de lo habitual.

Síntomas

En gran parte de los casos el aneurisma es totalmente asintomático y suele ser un hallazgo casual cuando el paciente se hace una prueba (por ejemplo un TAC) por otro motivo.

Cuando dan síntomas dependen de la localización y el tamaño del aneurisma, presentando una sintomatología muy variable.

En los aneurismas torácicos pueden aparecer síntomas debido a la compresión de los órganos vecinos a la aorta o por la ruptura del aneurisma. El paciente puede presentar dolor torácico, emisión de sangre por la boca (hemoptisis), sensación de falta de aire, tos, dificultad al tragar, náuseas, vómitos, pérdida de conocimiento y fallo cardíaco, entre otros.

En los aneurismas abdominales puede aparecer dolor abdominal o lumbar, estreñimiento o durante una exploración física detectarse a la palpación una masa "pulsátil".

La ruptura de un aneurisma es la complicación más grave y puede causar el fallecimiento inmediato del paciente.

El riesgo de ruptura está relacionado con el tamaño del aneurisma.

Diagnóstico

El diagnóstico en muchas ocasiones es casual al realizar una prueba radiológica al enfermo por otra causa.

Además del examen físico y la historia clínica completa, los procedimientos para diagnosticar un aneurisma de aorta se realiza mediante técnicas de imagen que permiten ver con detalle la aorta y la existencia de una dilatación.

  • Tomografía computarizada (TAC): es generalmente la técnica más utilizada.

  • Resonancia magnética (RM).

  • Ecocardiograma (transtorácico y abdominal).

  • Arteriografía. Procedimiento invasivo mediante el cual se inyecta un contraste a través de un catéter colocado en una arteria que permite ver los vasos sanguíneos en la imagen de rayos X. Se suele realizar antes de la cirugía para valorar con detalle la afectación de los vasos que salen de la aorta.

Tratamiento

El tratamiento depende del tamaño y localización del aneurisma y de la presencia o no de síntomas.

En todos los pacientes con aneurisma se ha de hacer un control estricto de la presión arterial por lo que se les dan fármacos antihipertensivos.

Si el tamaño del aneurisma es pequeño y no existen síntomas se realiza un seguimiento del aneurisma mediante la realización de controles con ecografía y TAC periódicos, generalmente cada 6-12 meses.

El tratamiento quirúrgico, es decir, de reparación del aneurisma está indicado en los aneurismas que den síntomas, con riesgo de ruptura por su diámetro o que tienen un ritmo de crecimiento rápido (más de medio centímetro por año).

La reparación quirúrgica consiste en la eliminación del segmento de aneurisma de la aorta que se sustituye por un segmento arterial de material sintético (prótesis) y restablece la circulación normal. La cirugía de aneurisma tiene serios riesgos y complicaciones que pueden afectar (según su localización) al cerebro, corazón, riñón o abdomen principalmente.

También se puede colocar una endoprótesis, es decir, una prótesis expansible metálica que se coloca en el interior de la pared del vaso debilitada y lo mantiene abierto. El aneurisma permanecerá, pero la sangre circulará por el interior de la prótesis.

Prevención

Llevar unos hábitos de vida saludables: no fumar, control del colesterol, hipertensión y de la diabetes permite disminuir el riesgo de enfermedades vasculares.

Medidas preventivas

No existen medidas preventivas para evitarla.

Subir

Dra. Eva Ormaechea Alegre
Especialista en Medicina Intensiva
Medico consultor de Advance Medical